El insulto que Ayuso convierte inmediatamente en halago: le encanta escucharlo

  • Política
  • 06-08-2022 | 10:08
  • Escribe: Enrique Sanz
La presidenta de la Comunidad de Madrid demuestra una vez más que no le importa ir a contracorriente


Isabel Díaz Ayuso es la presidenta de la Comunidad de Madrid y una de las políticas que mayor oposición está haciendo contra el comunismo que se ha apoderado de La Moncloa y de las instituciones nacionales españolas. La líder del Partido Popular madrileño debe soportar una fuerte carga de insultos y ataques personales y profesionales por parte de estos mismos comunistas, que intentan derribar el mandato de la presidenta por todos los medios posibles.

Un denominador común en estos ataques perpetrados por el comunismo, especialmente en la Asamblea de Madrid, es la palabra 'facha'. Con este término, el comunismo de Más Madrid, Unidas Podemos y el PSOE intenta hacer caer el gobierno autonómico del Partido Popular día tras día sin mucho éxito. La constante en la utilización de este término ha acabado por inmunizar a Isabel Díaz Ayuso, que ha decidido naturalizarlo y emplearlo en contra de quienes lo usan como arma arrojadiza contra la propia presidenta. 



Después de casi tres años de escuchar cómo muchos políticos regionales la asocian injustamente con una de las tendencias más sanguinarias del mundo junto con el comunismo, Isabel Díaz Ayuso ha decidido armarse de ironía y aceptar su supuesta ideología fascista con el objetivo de hacer rabiar todavía más a sus detractores para forzar su próximo error en la Asamblea de Madrid y poder desacreditarlos delante de toda la opinión pública de la Comunidad,  que sin duda está cada vez más atenta a los debates que se producen en su Parlamento.

Isabel Díaz Ayuso es una firme creyente de que los insultos son una expresión rabiosa y desmedida del descontento de las personas con los actos de quien agreden, lo que hace entender a la presidenta de la Comunidad de Madrid que está haciendo bien su trabajo: si los comunistas, cuyo único objetivo es destruir las instituciones y las formas actuales de hacer política para establecer e imponer su ideología, insultan a la presidenta de la Comunidad de Madrid, eso implica que la propia Ayuso está en el camino impidiendo que este insidioso objetivo se cumpla totalmente en nuestro país.



Aunque Isabel Díaz Ayuso haya adoptado este calificativo, está realmente lejos de ser considerada una fascista verdadera. Sin embargo, la popularización y extensión del término podría representar un peligro a largo plazo para la presidenta, que de momento se arma de valor y paciencia para resistir los ataques salvajes del comunismo tanto dentro como fuera de la Asamblea y la Comunidad de Madrid.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario