"El independentismo quería seducirme para la causa y ahora soy un traidor"

  • TV y Cine
  • 27-10-2018 | 06:10
  • Escribe: Eva Martín

Jordi Évole asegura que el independentismo quiso 'ficharle': "Soy catalán,'charnego' y conocido en España y podía trasladar un tipo de mensaje que otro catalán no"




Jordi Évole ha escogido la semana de los aniversarios para mover ficha. Para el primer año de la DUI emite un Salvados sobre el dilema de Puigdemont entre la DUI y las elecciones.

Según elnacional.cat, Évole quiere comerse la audiencia. TV3 para 'contrarrestar' emitirá, dentro del programa 30minuts, la problemática de los residuos plásticos. Sin duda es un problema grave para toda la humanidad, pero también es otra forma de escaquearse y no tener que preparar un reportaje de “ilusionismo” sobre la independencia.



Otro aniversario que afecta directamente a Évole es el 40 aniversario de El Periódico, donde él escribe una columna y más si tenemos en cuenta que ha preparado una especie de celebración para comunicar que ha fichado para La Vanguardia.

Una 'puñalada', no solo por el hecho de su marcha, sino por ser la semana en la que se celebra el aniversario de su ya ex periódico.



 Solo ETB disputará la audiencia con el documental sobre "Los negocios de la Corona"

 

En una conversación con otro fichaje de la cabecera del Grupo Godó, John Carlin, ex de El País, el periodista de Cornellá ha obsequiado con unas buenas frases sobre el independentismo: "Mediáticamente, el procés ha sido un negocio, un buen negocio para muchos. Una herramienta para tener audiencia. Y la hemos utilizado todos". O "Yo he sufrido el procés. Alguien me dirá: ¿sufrido? Sufrido los que están en la cárcel, evidentemente, o los que han recibido una ostia por votar el 1-O. Pero ha habido un tipo de agresividad que no es tan evidente, una 'presión ambiental' muy bestia hacia los que vivimos aquí y no pensábamos que la independencia fuese una buena solución".



"El independentismo intentó seducirme para su causa –yo era catalán charnego, además conocido en España y podía trasladar un tipo de mensaje que igual otro catalán no– y, ostia, yo he recibido guiños del estilo “por qué no vienes a este acto o te vamos a dar un premio”… Cuando descubrieron que a mí todo esto no me iba a hacer cambiar de opinión, pasé a convertirme en un traidor".

Jordi Évole forma parte de los periodistas que pueden cambiar de cabecera para poder seguir expresándose como quiere.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario