El iluminado Torra indigna a los médicos: Quita dinero a la Sanidad para gastarlo en embajadas

  • Cataluña
  • 29-11-2018 | 17:11
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Los médicos están que trinan por el recorte de Torra a Sanidad de un 20% que servirá para hacer frente al 80% de aumento de presupuesto que registran las embajadas catalanas.




Cataluña se ha lanzado a la calle y no ha sido para reclamar la libertad de los presos golpistas, ni para exigir la independencia. Hoy han salido a la calle 8.000 personas representando a diversos colectivos para pedir una vida digna que no disfrutan porque el Govern que manda en su tierra está más pendiente de abrir embajadas que de los problemas reales que preocupan de verdad a los ciudadanos.

Torra va a conseguir aniquilar el independentismo

Torra y su estrategia de gobierno va a conseguir lo que parecía imposible: acabar con el independentismo. Si lo que le espera a la Cataluña independiente es una sanidad sin medios, una educación adoctrinadora y unos servicios tercermundistas, Torra y sus compinches van a lograr que incluso los que un día llegaron a creer en la tierra prometida de la República, abran los ojos, vean la luz y dejen tirados a estos iluminados que están más pendientes de abrir embajadas que de la salud de sus ciudadanos.



No hay artículo 155 para utilizarlo como coartada, España no roba nada. Es la propia ineptitud de los gobernantes catalanes la que ha empujado a la gente a la calle para exigir un trato digno y cambio en el orden de las prioridades del Govern de Torra. Diversos colectivos se han echado a la calle en busca de una justicia social que no tiene porque aquí la única justicia que interesa es la que pueda liberar a los amigos políticos que están en la cárcel.

"Apretar" a Torra

Y la gente ha salido a la calle a "apretar" a Torra, siguiendo sus instrucciones. A apretarle para que aterrice de una vez en Cataluña y deje de jugar al Monoply abriendo embajadas que no sirven para nada en todos los rincones del mundo. El pueblo quiere un mejor uso de sus impuestos y que los que mandan se preocupen de los problemas reales que afectan a los ciudadanos.



Médicos, bomberos, estudiantes... Todos de acuerdo en que esto no funciona. "¿Y si un día Cataluña es independiente y quedamos en manos de estos", hemos podido oír a una manifestante presa de pánico. 

La Sanidad paga el capricho de las embajadas

Mientras el capítulo de acción exterior ha elevado el gasto en un 80%, el de la Sanidad y los servicios sociales se ha reducido peligrosamente. En la presidencia de Maragall al frente del tripartito, Cataluña destinaba el 35,5 de su presupuesto a Sanidad. Ahora estamos en un 28,8%, un 6,7% menos de inversión, lo que coloca a Cataluña por debajo de la media autonómica en España.



Cataluña empieza a sufrir los efectos de la deriva independentista en su Govern. Cataluña va directa al furgón de cola de las autonomías españolas, lo que deja retratado a Torra y sus amigos como gestores: inútiles totales. Desde la desaparición del artículo 155 Torra ha estado más pendiente de sembrar el mundo de embajadas catalanas al precio que sea que de ocuparse de la salud de sus "súbditos", porque parece tratarles como vulgares súbditos. OK Diario explica que alguna de esas embajadas le cuestan a los ciudadanos sólo en alquiler de locales 780.000 euros anuales. ¡Lujo asiático! Y mientras tanto, las listas de espera se hacen eternas.

El lamentable estado de la sanidad en Cataluña

Pero eso parece importarle poco a Torra y sus compinches. Su gran preocupación es decidir dónde abrirán una nueva embajada para colocar a sus amigos fieles a la ruptura con España que merecen un premio por su fidelidad. Torra parece no saberlo, pero le está haciendo un extraordinario favor al constitucionalismo, que va a crecer en Cataluña lo que no está escrito en los papeles en los próximos días.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario