El hamburguesero” Joseph Roy Metheny, asesino en serie

  • Enciclopedia
  • 15-08-2022 | 07:08
  • Escribe: Laura Abad
Fue condenado a doble cadena perpetua ya que de todos los crímenes que confesó tan solo dos de ellos pudieron ser comprobados y atribuidos por la policía


Joe Roy Metheny nació el año de 1955 en Baltimore, Estados Unidos, la fecha de sus asesinatos datan entre 1976-1995 y su número de víctimas se calcula entre 4 a más de 10 personas de entre ellos 3 hombres y las demás mujeres, fue apodado con 2 sobrenombres, “el hamburguesero” y “el asesino caníbal". Joe se ganó el apodo de “asesino caníbal” porque durante sus asesinatos abrió un puesto de hamburguesas a cielo abierto y allí vendía la carne de sus víctimas mezclada con la de cerdo para venderla en las hamburguesas

Cuentan que en estas se llegaron a encontrar cabellos, uñas e incluso dientes de sus víctimas y cuando enviaron a agentes a revisar, encontraron cuerpos destrozados, cortados y molidos. “Abrí un pequeño puesto de carne, tenía carne asada y sándwiches de puerco, eran muy buenos, el cuerpo humano sabe muy parecido al cerdo, si los mezclas nadie puede notar la diferencia"



Dos de las tres personas a las cuales se le acusa de haber asesinado fueron encontradas enterradas debajo de una fábrica de palés, que es donde vivía Metheny. Dijo que veía a sus víctimas como una fuente carne más que como personas reales. Metheny pasaba la mayor parte de su tiempo con personas desamparadas acechando los antros en busca de mujeres con problemas de bebida o de adicción a las drogas.

Uno de esos establecimientos era el Borderline Bar, el cual fue el lugar donde fue arrestado por primera vez por haber asesinado a Kimberley Spicer, ella era una de las víctimas que fueron encontradas enterradas en la fábrica de palés junto a su casa.  ¿A qué se debía su furia imparable? Según el hombre, todo fue porque su mujer se fue de casa.



Metheny vivía con su esposa adicta al crack y un hijo de seis años, pero un día llegó a la casa y ya no estaban; la mujer se había ido con otro hombre y los encargados de protección infantil tomaron custodia de su hijo. Mientras declaraba a las autoridades el asesino estaba convencido de que la pareja vivía bajo un puente y que los fue a cazar con un hacha.

Los detectives no sabían si Metheny estaba delirante o si de verdad había matado a su esposa con su amante o a otras tres personas. Su siguiente víctima, según él, fue otra prostituta a la que le pidió información sobre su esposa. “Actuó como si no supiera nada, así que la golpeé como un demonio y violé su culo, después la maté”. Acto seguido, bajó el puente y mató a otra mujer. Después se dio cuenta de que un hombre que pescaba lo miró; decidió tomar un tubo de metal y abrir su cabeza a golpes. La declaración de Metheny resaltaba el hecho de que le ató piedras a los cuerpos para arrojarlos al río Patapsco.



Fue condenado a doble cadena perpetua ya que de todos los crímenes que confesó tan solo dos de ellos pudieron ser comprobados y atribuidos por la policía. Cathy Magaziner y Kimberly, fueron asesinadas a mediados de los años 90, a pesar de su testimonio, no se presentaron cargos por falta de pruebas del resto de asesinatos.

Tras veinte años en la penitenciaria, fue encontrado muerto a la edad de 62 años, poniendo fin a su vida criminal.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario