El grupo PRISA ayuda a recoger firmas para salvar el culo del rapero fugado y proetarra Pablo Hásel

  • Medios
  • 15-02-2021 | 09:02
  • Escribe: Redacción

Hásel se mantiene atrincherado en la Universidad de Lérida, sin retractarse de sus palabras y buscando aliados.




"Nadie debería ser condenado penalmente por tuitear o cantar algo, por muy desagradable o escandaloso que a alguien le parezca [...] Rapear no es un delito. Tuitear un chiste no es terrorismo. Ninguna de las disposiciones del Código Penal debe poder criminalizar expresiones ni creaciones artísticas amparadas por el derecho de la libertad de expresión".

Así reza el documento de recogida de firmas que se ha realizado a través la plataforma 'Amnistía Internacional España' a favor del rapero condenado, Pablo Hásel.



La Audiencia Nacional ha condenado al cantante por injurias a la Corona y a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, así como por enaltecimiento del terrorismo. Delitos que no comete por primera vez, ya que en 2014 fue condenado por el Supremo por un delito de "sistemático enaltecimiento de las actividades terroristas y de sus autores, presentándolos como héroes y ejemplos a imitar y sus actos como actos heroicos y justificados".

El director de 'La Vanguardia' pide el indulto para los golpistas catalanes del 1-O



"Policía, mercenarios de mierda", "los lloricas de los antidisturbios", "Policía Nazi-onal", "Estado fascista" o "Mafioso Borbón" son algunas de las expresiones utilizadas por el rapero en su cuenta oficial de Twitter, faltando a uno de los principales derechos registrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

"Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada [...] ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques" reza el artículo 12.



Sin embargo, este derecho parece ser 'olvidado' por el rapero y sus seguidores, así como por el grupo PRISA, que utiliza la publicidad de su principal cabecera, El País, para pedir apoyos a favor del rapero, promocionando en su contenido la recogida de firmas a favor de Pablo Házel.



Mientras, se atrinchera, y mantiene sus palabras

"Estoy encerrado junto a bastantes solidarios en la Universidad de Lérida. Tendrán que reventarla para detenerme y encarcelarme" ha asegurado el rapero condenado, mostrando un vídeo que demuestra la veracidad de sus palabras.

El Infolibre se ha montado un pollo monumental porque no comen caliente

Así pues, el cantante no sólo no acepta su condena, sino que reitera su enfrentamiento al estado y a las fuerzas de seguridad del Estado, a las que en multitud de ocasiones ha tildado de "asesinos".

Del mismo modo, mientras se oculta de sus responsabilidades, imitando las acciones de aquellos a los que critica, sigue violando los derechos en los que se ampara para evitar entrar en la cárcel: "Tomará su palacio la revolución; no habrá Guardia Real que evite que los republicanos juzguemos a Felipe" amenaza el rapero en su 'canción', "Juan Carlos el Bobón".


Facebook Twitter

Deja tu Comentario