El golpista Cuixart se pone chulo en el New York Times: "No pediré perdón y lo volvería a hacer"

  • Cataluña
  • 04-05-2021 | 12:05
  • Escribe: Guillermo Vives




Se lo ponen difícil a Pedro Sánchez. Sus socios le exigen el indulto o la amnistía para los presos golpistas catalanes, pero no le ayudan. No puede haber amnistía sin pedir perdón y asumir el arrepentimiento. Jordi Cuixart, uno de los cabecillas de la revuelta, ha concedido una entrevista a The New York Times para echar mierda sobre España y sacar su lado más chulesco: no pide perdón y amenaza con volverlo a hacer.

Jordi Cuixart, que sigue siendo el presidente de Òmnium Cultural, lleva ya tres años y medio encarcelado por el delito de sedición al que le condenó el Tribunal Supremo. No ha aprovechado el tiempo, no ha recapacitado y sigue alimentando su odio contra España. Ahora lo escupe en las páginas de The New York Times.

El golpista Cuixart vuelve a las andadas: sacrificaría a sus propios hijos por la independencia



El medio norteamericano ofrece sin complejos la versión del golpista como si fuera una víctima, ignorando que se saltó la Constitución y que lideró una revuelta callejera de la que Cataluña aún sigue pagando las consecuencias a nivel social y económico. 

Cuixart ha dicho hoy en The New York Times: "¿Qué harán conmigo? ¿Eliminarme? No pueden", ha subrayado en declaraciones a The New York Times. El tema Cuixart aparece en su portada con un artículo titulado 'Los separatistas catalanes se convierten en un dolor de cabeza para España, incluso desde la cárcel'.



En ese artículo Cuixart insiste en que no pedirá perdón, que volvería a organizar otro golpe de estado y que es España la que "necesita cambiar" y no que él y los demás presos cambien sus ideas, renuncien al independentismo y se abracen al Estado, que es lo que en su opinión busca el Estado.

"Un criminal peligroso"

The New York Times sostiene que para las autoridades españolas Cuixart es "un criminal peligroso, condenado por sedición" junto a otros líderes independentistas, mientras que para sus partidarios y a ojos de muchos países extranjeros es un preso político en el corazón de Europa. 



Afortunadamente, el medio norteamericano ofrece la otra versión para dejar en evidencia a Cuixart. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, pone las cosas en su sitio en el mismo medio insistiendo en que no son presos políticos y aclarando que si están en la cárcel es porque son "políticos que han violado la ley".

¡¡Odio a los Borbones y al Ejército!! El preso Cuixart, en pie de guerra 



González Laya recuerda también las consecuencias nefastas de otros movimientos independentistas en España recordando el terror y las muertes que dejó ETA. Mientras Carles Puigdemont compara la situación actual con la dictadura franquista, cuando se perseguía a los oponentes políticos.

El eurodiputado de Ciudadanos Jordi Cañas pone el colofón al artículo recordando que los políticos encarcelados rompieron la sociedad catalana y que desde entonces él y muchos otros catalanes tienen amigos con los que no se hablan.

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario