El Gobierno desata la peor crisis migratoria que se recuerda

  • Política
  • 18-05-2021 | 09:05
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

La llegada de miles de inmigrantes ilegales a Ceuta podría estar vinculada a la acogida del líder de Brahim Gali en España, donde se encuentra ingresado por Covid-19.




Más de 5.000 migrantes, muchos de ellos menores, han entrado en Ceuta en las últimas horas, accediendo con facilidad, algunos a pie y otros a nado, a través del paso marítimo de 'El Tarajal'.

Una avalancha de inmigrantes ilegales que ha convertido a este pasado lunes, 17 de mayo, en una de las jornadas migratorias mas críticas de los últimos años, que ha llegado a provocar que la nave de acogida del Tarajal se haya visto desbordada por la llegada masiva de personas, dispuestas a guardar la cuarentena por el Covid-19, antes de entrar en el país.



Acciones que han tenido su espejo en Melilla, donde al menos 80 personas de origen subsahariano han entrado a la fuerza, aprovechando la complicada situación de control en la frontera ceutí. 

Una problemática que ha llevado al ministerio de Interior, así como al ministerio de Exteriores, a pedir ayuda al Ejército para controlar la llegada de los migrantes a la frontera española, así como su posterior 'devolución' a sus países de origen.



El Domo de Hierro: así funciona el famoso escudo antimisiles de Israel 

"Ceuta es tan España como lo es Madrid y Barcelona. Ya hemos desplazado a 150 policías nacionales y 50 guardias civiles. También hemos articulado la intervención en patrullas conjuntas con las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad ciudadana" ha asegurado Grande-Marlaska en TVE.



Así pues, unidades de La Legión y los Regulares actuarán en Ceuta, con el objetivo de reforzar las fuerzas de seguridad de control ceutíes, y encargándose de "agrupar a los inmigrantes desperdigados" y prestar el "apoyo logístico" que necesite la Delegación del Gobierno.

Sin embargo, fuentes policiales han asegurado a Europa Press que las fuerzas de seguridad marroquíes no están haciendo "nada" para evitar la salida de sus compatriotas hacia las fronteras españolas, abriendo las puertas a los rumores que apuntan a un 'enfrentamiento encubierto' entre Marruecos y España.



La acogida de Brahim Gali, un punto de inflexión

Una actitud del Gobierno marroquí ante la salida de migrantes hacia España, de total flexibilidad en las fronteras, que podría ser fruto del malestar de Marruecos ante la acogida española del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, para ser tratado de Covid-19 en Logroño.

"Se trata de una cuestión humanitaria, a una petición de ayuda humanitaria de una persona con una situación sanitaria muy frágil" ha defendido la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, que ha asegurado que "no le consta" que la crisis migratoria de las últimas horas sea una "venganza" marroquí.

Sánchez piensa en el 2050 con el sorpasso a la vuelta de la esquina

Algo que, sin embargo, se contradice con las declaraciones del Gobierno de Marruecos de los últimos días ante la acogida de Gali; y es que el pasado 8 de mayo, Marruecos acusó a España en un comunicado de actuar contra la "relación de buena vecindad" entre los países, siendo "cómplice de robo de identidad y falsificación de pasaportes" para permitir la entrada de Gali a España bajo una identidad argelina falsa, en contra de los deseos de la Administración vecina.

Un "acto premeditado" del Ejecutivo español que, tal y como alertaba Marruecos, extraería "todas sus consecuencias" en la relación bilateral entre ambos países, produciéndose, apenas 9 dias después de la amenaza marroquí, la salida masiva de migrantes a España, sin ningún tipo de control por las fuerzas policiales marroquíes en la frontera.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario