El Girona pega el campanazo en el Camp Nou

  • Deportes
  • 24-09-2018 | 10:09
  • Escribe: Alejandro Jiménez

El Girona empató 2-2 ante el FC Barcelona con el VAR como protagonista


El FC Barcelona, líder de LaLiga e invicto, se dejó dos puntos frente al Girona en la jornada 5. Un tropezón inesperado en casa del equipo azulgrana (de mucho mérito para el otro conjunto catalán) y que llega en pleno ‘ruido’ del partido independentista de Miami. El duelo entre ambos se saldó con un 2-2 que pocos se atrevían a pronosticar desde su comienzo. El partido no estuvo exento de polémica ya que el VAR fue uno de los grandes protagonistas expulsando a Clement Lenglet.

El Girona pegó el gran campanazo en el Camp Nou y logró sacar el empate a dos, una tarea que parecía totalmente imposible tras ver el inicio de los de Ernesto Valverde. En el minuto 18 ya ganaba con gol de Leo Messi tras un mini asedio sobre la portería de Bono. Los partidos en la Ciudad Condal duran mucho para el equipo rival, aunque en este caso los de Eusebio sacaron a relucir una enorme casta sobre el terreno de juego en los 70 minutos de partido restantes.


En el minuto 33 llegaría el ‘estocazo’ que marcó el partido. Lenglet sacó la mano a pasear ante Pere Pons y Gil Manzano, que había pitado falta, decidía recurrir al VAR en unos minutos de mucho suspense. Previamente, había perdonado la roja por un duro pisotón de Semedo y en la ocasión del francés le sacó una roja que le hizo mucho daño al Barça. Las protestas y el recuerdo de esa jugada ya permanecieron durante todo el encuentro y los culés jugaban con 10 jugadores.

Con 10 llegó el golpe

Si esa jugada le hizo daño al Barça no se imaginan lo que le dolió la que sucedió en el 45, ya en tiempo de descuento para el primer tiempo. Balón largo para Stuani, se planta ante Ter Stegen y la clava desde el área pequeña. Un gol de manual el que marcó uno de los arietes más en forma del campeonato nacional liguero. El 1-1 escoció sobre los de Valverde que veían como tenían que afrontar el segundo tiempo, ante un Girona crecido, con 10 jugadores sobre el campo. El segundo acto comenzó con un intercambio de golpes y el primero se lo daría el Girona al Barça. El conjunto gerundense sacó petróleo de un contragolpe ante el portero alemán y, nuevamente, ante Ter Stegen terminarían por batirlo desde dentro del área con un golpeo seco que se iba al fondo de la red.


El Barça, desesperado y viendo como se le iba el partido con el 1-2, buscó acosar al Girona para sobreponerse del duro golpe que le había propinado el doblete de Stuani. La más clara que gozaron los culés fue en el minuto 58 con un libre directo de Leo Messi que se estrellaba en el travesaño. En el 62, aunque más esquinado tuvo otra que sacó el portero. En el siguiente minuto llegaría ‘vida’ para los de Valverde con el empate a dos.

Sin remontada

Gerard Piqué cabeceó desde dentro del área pequeña y puso el 2-2 en la mala salida del portero, tras varios rechaces del Girona, y el Camp Nou pedía la remontada. El Girona, mientras, lo que pedía era una posible falta de Piqué que se revisó desde el VAR sin respuesta de Gil Manzano. Los últimos minutos de encuentro fueron acoso sin derribo, el Girona resistió y sacó dos puntos de vital importancia en uno de los estadios más complicados de LaLiga. El Barça se queda con 13 puntos, al igual que el Real Madrid, al final de esta jornada y comparte liderato con los blancos. Los de Eusebio confirmaron su gran momento en este inicio de temporada y se elevaron a la sexta posición, en zona Europa, tras el campanazo dado en el estadio azulgrana.



Facebook Twitter
Deja tu Comentario