El futuro de Cataluña lo deciden dos delincuentes desde la cárcel

  • Cataluña
  • 27-04-2021 | 09:04
  • Escribe: Gonzalo Palacios




El futuro de Cataluña se negocia en la cárcel. Y dos delincuentes condenados por sedición y malversación, Oriol Junqueras y Jordi Sànchez, están decidiendo el destino que les espera a siete millones y medio de catalanes.

En vista de que los que están sueltos son incapaces de llegar a acuerdos para formar un nuevo Govern tras las elecciones catalanas de marzo, será en la cárcel en donde se decida el destino de Cataluña. Alli, en Lledoners, están Oriol Junqueras y Jordi Sánchez negociando cómo se reparten el pastel Esquerra Republicana y JxCat.

El próximo Govern tendrá delito: Dos fugados de la justicia serán consejeros



Sobre la mesa está un departamento tan importante como la Conselleria de Exteriors, que JxCat reclama para sí con el fin de darle sentido al chiringuito del Consell de la República creado por Carles Puigdemont con el fin de inundar de propaganda independentista la Unión Europea al tiempo que se extiende la red de embajadas inútiles por el mundo.

Cumbre en la cárcel

La cárcel sirve también para estas cosas, para que Junqueras y Sànchez celebren una cumbre por todo lo alto con el presidente en funciones Pere Aragonès y el diputado Josep Maria Jovés por parte republicana y Elsa Artadi y Josep Rius, con Carles Puigdemont con el mando a distancia, en el bando de JxCat. El objetivo es pactar un acuerdo contra reloj antes del 1 de mayo.



En esa cumbre se debatirá la segregación de la Conselleria de Economia respecto a Hacienda, que quedaria en manos de ERC, según apunta El Confidencial, mientras que se crearía una comisión mixta entre ambos partidos para controlar los fondos europeos que corresponderán a Cataluña.

Junqueras amenaza a Cataluña: "Estaremos en campaña hasta la república"



En el orden del día de la cumbre de Lledoners figura también el reparto de subvenciones a los medios de comunicación afines, a quienes hay que regar para que mantengan viva la llama del Procès independentista, así como el control de TV3, herramienta vital dentro de la propaganda separatista.

Evitar nuevas elecciones

 Según ha trascendido, si no se han llegado a acuerdos en el mes y medio que ha transcurrido desde las elecciones es porque JxCat ha querido mostrar su malestar por el rápido acuerdo alcanzado por ERC con la CUP, un partido que no sintoniza con la derecha de Puigdemont y que mantiene con él importantes diferencias.



Había que castigar a Aragonès por su osadía de arrinconar a JxCat, y Puigdemont considera que ya es suficiente y que es momento de llegar a acuerdos para evitar unas nuevas elecciones que podrían romper el sueño del ficticio 52% del que presume ahora mismo el independentismo.

En el reparto de cargos, a Elsa Artadi le ha tocado la consellería de Economía y suena Lluís Salvadó para Exteriores aprovechando su buena sintonía con Puigdemont. El expresidente del Parlament, Roger Torrent, es el principal candidato para Interior.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario