El fugado Valtonyc vuelve a hacer apología de la violencia contra Vox: "Recibirlos con piedras es un deber social"

  • Política
  • 28-06-2020 | 09:06
  • Escribe: Laura Abad

Valtonyc, amiguito de Puigdemont, escupe mierda en un acto de Vox. Los dos son cobardes pero Valtonyc tiene un plus. Sus neuronas están podridas por la violencia.


El mallorquín Josep Miquel Arenas Beltrán, de nombre artístico Valtonyc, condenado a prisión por enaltecimiento del terrorismo y humillación a sus víctimas, ha colgado un mensaje en su perfil de la red social Twitter en el que asegura que "recibir a los de Vox con piedras es un deber social".

El amigo de Carles Puigdemont, que sigue refugiado por tierras belgas para evitar ser extraditado a España y dar cumplida cuenta de sus amenazas variadas contra la monarquía, líderes políticos o sus apologías del terrorismo.


Que se puede esperar de un individuo que es capaz de escribir semejante barbaridad: "Y mira yo no tengo huevos a pillar una metralleta, pero al menos no condeno al que se atreve y al que a la lucha se aferra, partidos revisionistas me la coméis entera, no resistiríais ni la mitad de cadenas que arrastra Arenas". En esta asquerosa parrafada solo hay una verdad: “Y mira yo no tengo huevos a pillar una metralleta”. No se puede justificar todo con la tan mareada "libertad de expresión".

Que Valtonyc no tiene huevos, lo sabemos todos, es un cobarde que en cuanto vio que la justicia podía juzgarlo por las repugnantes letras de sus ”canciones”, por decir algo, se largó a Bélgica a buscar cobijo con otro cobarde como Puigdemont. Dios los cría y ellos se juntan, dice el refrán. El Mocho, ya está desprestigiado y solo le faltaba un amiguito como Valtonyc.


Está escondido pero aún le interesa lo que ocurre en España y como no lo pueden pillar sigue escupiendo mierda. En esta ocasión sus insultos van dirigidos a VOX, que celebraba un acto en la localidad de Irún, en la plaza de Pio XII. 

Ha escrito este mensaje de incitación a la violencia el día siguiente de que un mitin del partido fuera reventado por radicales abertzales y en el cual, su dirigente Rocío de Meer fue herida en una ceja tras recibir una pedrada.



El acto donde los intentos de amedrentamiento contra Vox dieron un paso más en la escalada violenta fue en Sestao. Este sábado, había otro acto programado en Irún, donde los radicales se han limitado a insultar y tratar de amedrentar a los organizadores y asistentes, entre fuertes medidas de seguridad.  En esta ocasión, y para prevenir nuevos actos violentos, la Ertzaintza desplegó un numeroso dispositivo, compuesto por unos diez furgones y por medio centenar de agentes, acordonando la zona horas antes de las intervenciones de los dirigentes de Vox.

Por esta razón, en esta ocasión los incidentes se produjeron en calles cercanas a la plaza. Durante todo el mitin se pudieron escuchar insultos y amenazas, pitadas y caceroladas, amén de llegar a producirse algún enfrentamiento entre simpatizantes de Vox y manifestantes.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario