El fracaso europeo de Puigdemont le lleva de cabeza a la ruina

  • Cataluña
  • 12-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Daniel Guerra

¡Puigdemont se queda sin blanca y su buena vida en Waterloo terminará en diciembre!


La buena vida de Carles Puigdemont en Waterloo tiene fecha de caducidad. El ex presidente de la Generalitat, fugado de la justicia española, verá cómo en diciembre se termina la etapa dorada que está viviendo en lo que él llama “exilio”.

Salvador Sostres se ha encargado de desvelar en ABC que el dinero se le termina al líder supremo del independentismo, que con su fiasco europeo ha visto cómo se le escapan entre los dedos los nada menos que 40.000 euros que necesita para mantener su ‘chiringuito’ en Bélgica. (El Tribunal Supremo le suelta otro 'sopapo' al 'rebelde' y 'nini' Puigdemont).


Los innumerables gastos de Carles Puigdemont

El alquiler de ‘la casa de la república’, los asesores, los abogados. La escolta privada que la Generalitat no puede pagar”… Son algunos de los gastos que Puigdemont no podrá seguir pagando muy pronto, según ha desvelado Sostres.

El periodista catalán asegura, además, que las ‘limosnas’ de los independentistas se empiezan a acabar, fruto de la desconfianza que generan los últimos roces entre partidos separatistas que en teoría deberían buscar un mismo objetivo en común: “Las aportaciones de los independentistas de buena fe han caído en picado tras los últimos espectáculos de desunión, inoperancia y cinismo de sus líderes”.


Y es que los problemas con Torra empiezan a pasarle factura: “Su relación con Torra es cada vez más tensa y los empresarios que alguna vez apoyaron la causa de la independencia están volviendo a la realidad de que ninguna independencia va a producirse y dan a Puigdemont por amortizado”, apunta Sostres.

Puigdemont lo ha intentado todo para obtener dinero

Finalmente, expresa cómo a Puigdemont se le acaban los planes para intentar echarse algún euro al bolsillo: “El fugado ha intentado en los últimos meses crear todo tipo de partidos y plataformas para asegurarse su manutención. También está intentando hacerle una opa hostil al PDECat, al objeto de quedarse con la marca electoral y con el dinero de las subvenciones”.



Con todo, el único dinero que le queda a Puigdemont son los 6.000 euros que seguirá cobrando su mujer, Marcela Topor, gracias al acuerdo de JxCat con el PSC en la Diputación de Barcelona. Al final, Puigcagón va a terminar suplicando para que le extraditen a España y poder echarse a la boca un buen plato de comida de la trena… (PSC y JxCat ejecutan su acuerdo en la Diputación de Barcelona).

Facebook Twitter
Deja tu Comentario