El extraño separatismo de Sergi López: "¡¡Quiero ser independiente para quemar la bandera catalana y cagarme en La Moreneta!!"

  • Cataluña
  • 09-01-2020 | 21:01
  • Escribe: Redacción

"Quiero cagarme en los símbolos patrios, pero para eso necesito tener una patria que sienta como mía", ha dicho Sergi López.




Sergi López, uno de los actores con más experiencia internacional del panorama cinematográfico español, es conocido por sus inclinaciones catalanistas, aunque en una entrevista concedida al diario El Mundo ha mostrado la cara más sorprendente de su independentismo.

Natural de Vilanova i la Geltrú, Sergi López acaba de estrenar La inocencia, con gran éxito en San Sebastián. Y responde así a las preguntas de la entrevista:



-Eres independentista y votante de la CUP, ¿compartes su decisión de votar con el bloque de derechas en la investidura?

-Por supuesto, porque uno ha de votar en función de sus principios y la CUP jamás puede respaldar a este PSOE en este momento. Esta explosión de la extrema derecha, con un discurso muy peligroso al que entre todos se ha dado legitimidad, es muy tóxica y todo lo embarra, pero coincidir con VOX en el voto no quiere decir nada, porque se llega desde puntos opuestos. Había muchas razones para votar "no" a un PSOE que ha respaldado que se meta en prisión a gente por intentar defender sus ideas. Este es un país donde se puede hablar de todo, se puede presentar un programa electoral que defienda cualquier idea, pero no puedes intentar aplicarlo o vas a la cárcel. Eso es un poco rarillo y no es cosa sólo de Vox, también de la izquierda española.



-¿Crees que servirá de algo la mesa de negociación pactada por PSOE y ERC?

-No. No me fío ni de Sánchez ni del sistema. Y me preocupa la gente, porque se ha legitimado un marco intelectual en el que hay patriotas y traidores, buenos y malos, cuando no es cierto. Cada vez es más difícil discernir entre información e intoxicación. Creo que los ciudadanos hemos sido abandonados por los políticos. Como en las épocas tranquilas no se ha invertido demasiado en educación y cultura, cuando llegan épocas de crisis como la actual es más difícil defenderse de las mentiras, la manipulaciones y los discursos fascistas.



-Cualquier nacionalismo tiene un punto supremacista: yo soy mejor que tú. ¿Entiendes que un señor de, por ejemplo, Murcia pueda sentirse así respecto al independentismo catalán?

-No. En la CUP, o grupos similares con los que yo simpatizo, nos mueve un pensamiento más colectivo que individual, más de ayudar a la gente que tiene necesidades que a las élites que van sobradas. Lo que pasa es que llevamos toda la vida viendo cómo nuestra identidad se pone en duda, teniendo que explicar que somos catalanes. Ni mejores ni peores, pero catalanes. Un murciano o tú, seáis o no patriotas, no necesitáis reivindicar vuestra nacionalidad, que es lo que yo quiero. No tener que ir por el mundo diciendo soy catalán como si fuera un marciano. No soy mejor que nadie por serlo, pero es lo que soy y lo que quiero ser.



-¿Piensas que la independencia es factible?

-Sé que deconstruir el país, que no romperlo, es complicado, pero es lo único que se podría hacer ya. La idea de la unidad ha acabado por atropellarlo todo. Si eso es innegociable, no hay arreglo. Lo que pasa en Cataluña, es que van pasando los años y España la trata como si fuera menor de edad. Tienes la impresión de que te tienen que dar permiso para todo y la gente se está hartando. ¿Qué pasa si decidimos irnos de casa y nuestro padre no nos deja porque dice que somos menores? Pues que la gente tiene aún más ganas de marcharse. Hablemos, busquemos soluciones. Yo, como soy cómico, sigo pensando que nos podemos reír, no hacernos daño... Que en la calle no cunda el pánico, porque podemos seguir siendo amigos aunque no queramos ser compatriotas.

-¿Por qué quieres la independencia?

-Porque sí. ¿Por qué tenemos que justificarnos? A mí no me gustan especialmente las banderas, pero quiero ser independiente para quemar la bandera catalana, para cagarme en La Moreneta y en los símbolos patrios. Y para eso tengo que tener una patria que sienta como mía.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario