En principio parece que se trata de un despiste de los familiares de la pequeña. Según ha informado la policía, la mujer se encontraba en la ducha en el momento en que la pequeña se jugaba la vida.

 “Afortunadamente, en ese momento no soplaba nada de viento”, relataron vecinos próximo al lugar de los hechos. Podría tratarse de un “incumplimiento de las obligaciones familiares”, aunque la situación sería mucho más grave si la menor llega a encontrarse en ese momento sola en la vivienda. Y no es el caso. 



“La causa penal podría archivarse, pero lo propio sería incoar unas diligencias por abandono de familia y, una vez instruido y aclarado el caso, se valorará entonces si se archiva o recae alguna responsabilidad familiar”, han indicado fuentes jurídicas, que precisan que la Justicia establece un umbral distinto para los menores con una edad inferior a los 12 años, sobre los que la vigilancia debe ser “extrema”.