El discurso del Rey enfurece al separatismo más rancio

  • Política
  • 27-12-2019 | 08:12
  • Escribe: Pedro Riscal

Los socios de Pedro Sánchez en la tarea de romper España se ponen de acuerdo para machacar al Rey por no dar luz verde a las reivindicaciones separatistas.


El discurso del Rey ha conseguido enfurecer en similar medida a todos los socios de Pedro Sánchez que tienen la misión de favorecer un gobierno estable en España. Como no podía ser de otra manera, el Rey habló de una España unida... y eso no gusta a los amigos de Pedro Sánchez, que han reaccionado lanzando sapos por la boca.

Empezando por el inefable Quim Torra, que ha querido rectificar al rey cuando ha dicho que Cataluña suponía una preocupación para él: "No. Lo que es una seria preocupación es el Estado español hoy en Europa porque España es un Estado que vulnera los Derechos Humanos, que incumple las resoluciones de los tribunales de justicia europeos y que niega el derecho inajenable de los catalanes a ejercer su derecho a la autodeterminación". (El discurso del Rey escuece al independentismo y Torra lo ha demostrado así)


Gabriel Rufián, por su parte, quiso menospreciar el discurso del Rey con un "mitin de Vox", ha pedido a la JEC que compense ese espacio destinado al partido ultraderechista, ha cuestionado las libertades en España ("Felipe hablando de derechos y libertades, y tú con miedo a tuitear"") y ha acabado con una ironía de mal gusto: "Si no te gusta el #DiscursoDelRey pues no le votes más". (Gabriel Rufián suelta sus cuatro gilipolleces habituales sobre el discurso del Rey)

"Gracias al miserable 'a por ellos'"

Por su parte, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha reaccionado al mensaje navideño del Rey, cuando dijo que Cataluña es una seria preocupación, replicando que es "una preocupación seria que ningún gobierno ha querido atender".


"Gracias sobre todo, a su 'a por ellos' miserable, y nunca rectificado, que entonó en el discurso del 3 de octubre de 2017. Se puso al frente de la represión. No nos olvidaremos nunca de eso", ha añadido en un tuit.

"Y se queda tan ancho", ha lamentado sobre la seria preocupación que Felipe VI dijo tener sobre Cataluña.



"España es un problema para Europa"

Pero ha habido muchas más reacciones en el bando anticonstitucional separatista. Por ejemplo la de la Asamblea Nacional de Cataluña, que por medio de su vicepresidente, Josep Cruanyes, ha confrontado sus preocupaciones con las de Felipe VI: "la preocupación de Cataluña es que se vulneren los derechos fundamentales y que se respete el derecho a ser soberanos e independientes".

Toni Castellà, de Demòcrates, sostiene que "cuando el Rey dice que Cataluña es un problema, no es capaz de ver que España es un problema para Europa", que nació para defender derechos humanos que España pone en duda, según él.

"El monarca es un instrumento de represión"

El republicano Ernest Maragall suspende al monarca porque en su discurso no hay "ninguna vía de compromiso ni de diálogo institucional". Y ha añadido: "Cuando el Rey habla de confianza, es la que nosotros tenemos en la ciudadanía y en el derecho a decidir", y ha tachado textualmente el discurso de Felipe VI de retórica vacía e irrelevancia.

También ha considerado que ese mensaje navideño refleja una degradación del estado democrático español, que "ahora es un instrumento de represión como lo es el monarca". Y ha recordado que el discurso fue una "mezcla de buenas palabras y pomposidad vacía".

"Lo que es preocupante es el estado español"

 

Al presidente del Parlament, Roger Torrent, le ha parecido que "lo que es preocupante es una monarquía que ve a Cataluña como una preocupación". Y ha censurado a la monarquía porque "es incapaz de dar también una respuesta a la altura de las circunstancias, lo que piden el conjunto de los catalanes y las catalanas, que es más democracia". Finalmente ha soltado "Lo que es preocupante es un Estado que responde a esta voluntad mayoritaria de esta sociedad con represión, con prisión y exilio", ha añadido.

Para David Bonvehí (PDeCAT) el discurso del Rey fue vacío y no aportó soluciones al conflicto catalán, recordando a la ciudadanía que la actuación del Rey en los últimos años ha sido "de desprecio" hacia Cataluña y ha opinado que a la Corona demuestra, durante los discursos de los últimos años, que no le importa lo que está pasando en Cataluña. Y ha echado en falta en el discurso del Rey una defensa de las libertades.

"El Rey no está en disposición de dar lecciones a nadie"

Marcel Mauri, de Òmnium, ha aprovechado para erosionar la figura del rey recordando que sus apelaciones al diálogo "carecen de credibilidad" porque tras el 1-O tomó partido contra la ciudadanía de Cataluña, según él. Y ha afirmado que no se podrá superar el conflicto mientras el Rey y las instituciones estatales "no asuman sus responsabilidades en la represión que está sufriendo Cataluña", añadiendo textualmente que el Rey no está en disposición de dar lecciones a nadie.

Por su parte, el PNV ha criticado que el Rey no haya dicho "absolutamente nada" a vascos, catalanes o gallegos que no se identifican con su modelo. Así lo ha expresado su portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que ha recordado que son unos "cuantos millones, en Cataluña, Euskadi y en Galicia", obviando que son "ciudadanos que tienen legítimamente otra visión del Estado". Para Esteban, las palabras del Rey han sido un "discurso fácil" que "tapa la realidad, va a la loa de la Constitución, y no habla de las necesidades de reforma" de la misma. "El mensaje fue un mero enunciado, una descripción de algunos problemas, pero sin más. Un discurso que calificaría de intento de baño de autoestima, que exhibe claramente como un estado inseguro, en crisis, ante numerosos retos. Un estado con incapacidad de enfrentar sus realidades", ha señalado.

"Euskadi queda sin nombrar en el discurso navideño"

Por ello, ha apuntado que "más que un baño de autoestima, hubiera sido más provechoso un baño de realidades". "De nuevo venimos a lo mismo, una nación, y Cataluña, cuando se menciona, se menciona como una preocupación. No para profundizar, para decir que es un asunto en el que la convivencia es necesaria pero hay que buscar soluciones, que la ley tendrá que amoldarse, que el respeto a las voluntades de la ciudadanía democrática, etc. No, es una preocupación, punto", ha indicado, para lamentar que sea una "mención, sin más, dentro de un listado largo de preocupaciones".

Tras advertir de que, una vez más, Euskadi queda sin nombrar en el mensaje navideño, ha afirmado que "incluso en esa imagen de España moderna que quiso dar el Rey, había algunas cosas que chirriaban".

En este sentido, ha considerado que cuando el Monarca habla de una España moderna, que conoce el mundo internacional con una visión realista y completa, "en esa visión realista de cómo funcionan otros países, algunas instituciones y organismos fallan, como se ve en el caso de los tribunales de justicia españoles, corregidos una y otra vez, año tras año, por la justicia europea".

Bildu dice que El Rey "se olvidó de millones de personas"

Por su parte, la portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha afirmado que el mensaje navideño del Rey Felipe VI fue un discurso "de parte" que olvidó el carácter plurinacional del Estado. Así mismo, ha indicado que "dejó en evidencia, una vez más, que en el Estado español hay una crisis estructural de la cual es también parte la Monarquía". Y ha reprochado al Monarca que "se olvidara de millones de personas que creen que este Estado necesita soluciones políticas y que las urnas y el ensanchamiento de la democracia es la forma de solucionar los problemas y de dar soluciones a esas cuestiones tan importantes que quedaron fuera de su discurso, como es el tema de la plurinacionalidad, al que prácticamente no hizo mención", ha explicado.

Aizpurua insistió en que el Rey "olvidó" que hay "millones de personas" que no se sienten representadas por la Monarquía en el Estado español. "En definitiva, el discurso del Rey Felipe VI viene a ser una herencia del que tenía su padre, el Rey Juan Carlos, y que viene a ser una herencia directa del dictador Francisco Franco", ha concluido.

Para BNG: "El jefe del estado debe ser elegido por los ciudadanos"

El Bloque Nacionalista Gallego también ha mlstrado su rechazo al discurso del monarca porque a su modo de ver vuelve a ser la "expresión de esa visión uniformadora del Estado español, que está muy alejada de la realidad plurinacional y plurilingüe en la que se conforma realmente".

El diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, ha criticado que Felipe VI defienda en su discurso de Navidad la Constitución como un "marco de convivencia" cuando, en su opinión, "es justo lo contrario". "Se niega a Galicia como nación, nuestros derechos colectivos como pueblo y la posibilidad de avanzar en democracia y en bienestar social", ha censurado el parlamentario nacionalista. Néstor Rego ha calificado el mensaje como un discurso "pretendidamente social impostado" que, a su juicio, "es muy ajeno y muy distante de la realidad social y de las aspiraciones de la sociedad gallega". Todo ello, para Rego, "evidencia el anacronismo de una institución como la monarquía, que considera "incompatible" con un sistema que "quiera ser democrático" en el que "el jefe del Estado debe de ser elegido por el conjunto de los ciudadanos".

 

Podemos rectifica su actitud crítica contra el monarca

Finalmente, Pablo Echenique, como socio de Pedro Sánchez en su proyecto de gobierno a través de Podemos, ha mostrado un cambio de actitud hacia la Monarquía y ha destacado «un mejor olfato político» del Rey en comparación con su discurso sobre Cataluña de hace dos años. Y ha aplaudido su «rectificación parcial» y «tímida» de Felipe VI, al que consideran que ha apostado por las ideas de la «España del futuro» que Podemos comparte. Los mensajes con continencia y mesura que hoy manifiesta Podemos son muy diferentes a los que mostraron hace cinco años contra la Monarquía. Esa moderación, nueva en el partido morado, tiene mucho que ver con el acuerdo de Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos.

Así, Echenique ha dicho: «Frente al Felipe VI de hace dos años, que decidió impulsar esa idea de España estrecha y autoritaria que tienen los partidos de la derecha, ayer veíamos un intento de acercarse a esa mayoría de españoles»

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario