El día que Jordi Pujol cargó contra la "evasión de capitales" de los mandatarios españoles

  • Cataluña
  • 08-12-2018 | 08:12
  • Escribe: Pablo Ruiz

Jordi Pujol escribió el prólogo de un libro en 1996 en el que cargaba contra la “evasión de capitales” de los jerarcas “españoles”




‘A todo cerdo le llega su San Martín’, y el tiempo ha puesto al expresident Jordi Pujol en su sitio, quedando retratado como un corrupto.

Sin embargo, en 1995, cuando estaba en el poder, el Molt Honorable se dedicaba a dar lecciones morales a todos los catalanes.



Mossèn Josep Armengou (1910-1976) era un cura de Berga que durante la guerra civil se pasó a la España franquista, se ordenó en Logroño y sirvió como capellán castrense. 

Años después, en la clandestinidad, Armengou se hizo nacionalista. Se cargó la procesión de Corpus y en 1955 escribió el libro Justificació de Catalunya, “un clàssic de la ideologia del nacionalisme català” según el nacionalista Robert Surroca



El libro se difundió de forma clandestina hasta que se editó en 1979 y se reeditó en 1996 con prólogo de Jordi Pujol.

Obviamente, la nueva edición fue financiada por la Generalitat de Cataluña y el ayuntamiento de Berga.



El libro es fundamental para comprender el nacionalismo que hoy tiene a Cataluña sumida en el caos. 

Esto fue lo que escribió Jordi Pujol en una parte del prólogo

"La lectura del libro de Mossèn Armengou, también clandestina, ese mismo año de 1958, me produjo una fuerte impresión. Veía como dentro de Cataluña aparecían signos de recuperación (...) Hoy, tantos años después, el libro de Mossèn Armengou aún espera un estudio riguroso. Es una obra apasionada -y apasionante- alejada de las elucubraciones universitarias y de los compromisos de los políticos. Es una obra escrita con una gran libertad de espíritu, con una gran visión de futuro, con una firme voluntad de revisar nuestro pasado para entender el presente y construir un futuro mejor "(págs. 9-10).



¿Puede ser que fuera este párrafo del libro de Armengou el que le “produjese una fuerte impresión”?

"La evasión de capitales, que es un robo criminal al pueblo, ha alcanzado un grado desconocido hasta ahora, y sus autores han sido principalmente los grandes jerarcas del régimen, que parece que deberían ser los más interesados en no boicotearlo. ¿En nombre de qué moral pueden justificarse las fortunas inmensas, acumuladas por los defensores del patriotismo en las más altas esferas? En toda la larga y pródiga historia de la corrupción en la administración pública española no se había conocido nunca un régimen tan inmoral, tan corrompido e irresponsable como el presente "(p.63).

En 1996, Jordi Pujol llevaba 15 años presidiendo la Generalitat, y por aquel entonces ya evadía capitales en Andorra (todavía se desconoce la cantidad de millones exacta).

¿Se puede ser más hipócrita, Jordi?
 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario