El desgobierno indepe hace malabarismos para tapar sus vergüenzas sanitarias

  • Cataluña
  • 27-11-2021 | 09:11
  • Escribe: Celeste De Sebastián
JxCat busca dar un golpe de efecto dentro del Govern independentista para sustituir a Josep Maria Argimon.


La llegada del Covid-19 a España, en marzo de 2020, pillaba desprevenido al Gobierno nacional, así como a las comunidades autónomas, al igual que le sucedía al resto de países afectados, convirtiéndose rápidamente en una pandemia descontrolada.

Una pandemia en la que la aparición de la vacuna, a finales del pasado año, se consideraba el 'principio del fin' de la pesadilla... sin que ello haya sido completamente cierto. Y es que, a pesar de la disponibilidad de la vacuna contra el coronavirus, muchos son los españoles que aún no se han vacunado.



Una realidad ante la que los Gobiernos de todo el mundo, comprobando la aparición de nuevas variantes del virus chinos, y ante la preocupación de una nueva ola de contagios de grandes proporciones antes de la Navidad, han comenzado a vacunar con dosis de refuerzo a las poblaciones más vulnerables, como son los ancianos. Una medida que también ha llevado a cabo España, donde han sido los gobiernos regionales los encargados de esta vacunación 'express'.

Una de cal y otra de arena: el Tribunal de la UE sigue sin aclararse con Puigdemont



Entre los territorios es Cataluña quien, nuevamente, vuelve a destacar de forma negativa: y es que, si bien la autonomia catalana fue una de las más afectadas por la pandemia, y de las que mantuvo mayores restricciones a sus ciudadanos, ahora vuelve a ser una de las comunidades autónomas más lentas a la hora de vacunar a sus ciudadanos.

Así pues, mientras que en el resto del territorio español esta aplicación ya supera el 57,9%, en Cataluña aún no se ha alcanzado al 45% de la población mayor de 70 años, dándose citas para el pinchazo a un mes vista..



Una falta de coordinación y de recursos sanitarios que también ha provocado que, esta semana, la web de la consellería de Salud haya colapsado después de que miles de catalanes hayan pedido el pasaporte Covid, después de que el Govern impusiera su obligatoriedad sin reforzar el sistema informático de Salud.

JxCat aprovecha para hacer guerra interna

Una crisis sanitaria en Cataluña que,lejos de ser entendida como un verdadero problema administrativo por parte de los partidos independentistas, así como por el propio Govern, está siendo utilizado como arma arrojadiza entre los divididos partidos secesionistas.



Así pues, desde un sector de JxCat, liderado por Jordi Turull, buscan utilizar la crisis sanitaria del Covid-19 para conseguir destituir al actual conseller, el virólogo Josep Maria Argimon, para colocar en su lugar a uno de los suyos al frente de la consellería.

San Gonzalo Boye, secuestrador y chorizo, da lecciones de bondad en la prensa indepe ¡Lo que faltaba por ver!

En concreto, de conseguir la salida de Argimon, saturado por las presiones políticas, sería Meritxell Budó la que llegaría a la cartera de Salud, cumpliendo así con los planes de Turull cuando JxCat negoció con ERC la formación del Govern.

Una sustitución, un cambio de cara dentro de la consellería de Salud, con la que la Generalitat, así como los partidos independentistas, intentarían tapar ante la opinión pública catalabna, no sólo los últimos desastres de gestión de la pandemia, sino también la falta de recursos que sufre la Sanidad pública catalana, mientras las instituciones y chiringuitos independentistas se llenan los bolsillos de financiación pública.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario