El desfile del Orgullo escenifica la división del Gobierno de coalición

  • Política
  • 04-07-2021 | 09:07
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

Unidas Podemos se da un baño de masas, mientras el PSOE sufre una sentada activista por los derechos trans.




La capital española se convertía en una marea de banderas aroíris este sábado, con motivo del regreso de la celebración de la vuelta del Orgullo LGTBI a las calles de Madrid, después de la terrible pandemia del coronavirus.

Una marcha cívica y festiva en la que miles de personas no sólo han celebrado la libertad de amar a quien se quiera, sino que también se ha celebrado la aprobación de la Ley Trans de Unidas Podemos, un nuevo paso adelante para los derechos de las personas LGTBI, siendo estos derechos el centro de la manifestación y la reivindicación de la marcha de este año.



Así pues, Unidas Podemos ha sido la gran protagonista de la marcha de este sábado, coincidiendo la celebración del Orgullo con la aprobación del anteproyecto de la norma presentado por el ministerio de Igualdad de Irene Montero, quien marchaba orgullosa, pancarta en mano, junto a Ione Belarra y Yolanda Díaz.

Sánchez viajará a Estados Unidos... pero no visitará a Joe Biden en la Casa Blanca



"Estamos donde debemos estar: en el lado correcto de la historia" ha asegurado Montero poco antes de iniciar la manifestación, siendo vitoreada por el público asistente a la marcha, que recibía a la podemita con gritos de "sí se puede" e "Irene, Irene".

El PSOE, frenado por una sentada protesta

A pesar de que el acuerdo sobre la Ley Trans ha sido sido finalmente apoyado por los dos partidos de la coalición de Gobierno, PSOE y Podemos no han dado señal de unificación en esta manifestación, acudiendo ministros de ambos partidos por separado, en contraste con la manifestación del 1 de mayo.



Una división que también se ha producido en la actitud de los manifestantes que, mientras aplaudían a Irene Montero, decidían bloquear el paso de la pancarta del PSOE a la altura de Cibeles, a través de una sentada pacífica que les impedía el paso a Fernando Grande-Marlaska y Adriana Lastra, entre otros.

No es civismo, es cinismo: Armengol, tras dos pilladas de farra



Así, demostraban los manifestantes que la ciudadanía no ha perdonado aún el "bloqueo" que el partido socialista ha causado durante meses al texto anteproyecto de la Ley Trans; un bloqueo que era justificado por el ministro de Interior durante la manifestación, asegurando que, lejos de querer parar el texto, el PSOE, y en concreto la vicepresidenta Carmen Calvo, había trabajado para "blindar jurídicamente la ley", evitando así que los partidos de la oposicion "tengan posibilidad real" de paralizar el texto legislativo en los tribunales.

 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario