El deseo de Jorge Javier para 2021: "Aparecer en una playa repleta de tíos buenos con bañadores diminutos"

  • TV y Cine
  • 22-01-2021 | 15:01
  • Escribe: Celeste De Sebastián

Jorge Javier no ha escondido que su deseo para este año es ir a una playa llena de hombres


El presentador de Sálvame, Jorge Javier Vázquez, ha aprovechado su blog en la revista Lecturas para desvelar que su mayor deseo a día de hoy es irse a una playa llena de hombres con "bañadores diminutos".

En el artículo, en el que habla sobre un notable cambio que ha sufrido con el paso de los años, ha explicado que siempre que le pasa algo negativo lo asocia a un periodo bueno en su vida y a un giro inesperado que le deparará cosas positivas.


Jorge Javier Vázquez tiene un futuro incierto a las puertas de 2021

Sin embargo, ha señalado que ese giro inesperado está tardando en llegar más de la cuenta. "El caso es que se me despegó un diente, y a mí siempre que me pasa algo así lo asocio a un periodo bueno de mi vida. A un giro inesperado que me deparará alguna sorpresa positiva. Me parece que en esta ocasión el giro está tardando en llegar, cosa que no es de extrañar, debido al descontrol que ha provocado Filomena en Madrid".


"Pero tengo paciencia, cada vez más. Mientras tanto, me divierto como puedo y viajo más que nunca con mi imaginación", ha añadido el conocido presentador de televisión sobre las limitaciones actuales.

Jorge Javier destroza a Anabel Pantoja dentro y fuera del plató de Sálvame



Justo después, Jorge Javier Vázquez ha confesado el lugar al que quiere ir cuando se pueda viajar con normalidad. Se trata de una playa en la que haya muchos hombres atractivos.

"Qué ganas tengo de poder coger un avión y aparecer en una playa repleta de tíos buenos con bañadores diminutos", ha dicho el conocido presentador de Mediaset, que sigue abierto al amor.

Jorge Javier Vázquez decepciona a los republicanos

Un cambio con el paso de los años

En el blog, Jorge Javier Vázquez, aprovechando el percance con el diente, ha explicado que ya no se enfada por este tipo de cosas pero que hace unos años hubiese puesto el grito en el cielo.

"Como el diente despegado no era de los centrales no me cabreé ni me vine abajo, que es lo que me pasaba antes cuando tenía que enfrentarme a situaciones así. Lo envolví cuidadosamente en un pañuelo de papel y pensé: 'Cuando me venga bien ya iré a que me lo pegue Sandra', mi dentista", ha dicho.

"En otro momento de mi vida hubiera armado la tremolina, hoy doy gracias por que el diente despegado no sea de esos que se ven a simple vista. Últimamente me pasan muchas cosas así: si se me cae algo y no se rompe me pongo contento por el daño evitado", ha sentenciado.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario