El crimen más 'gore': asesina a su marido y le entrega la cabeza a una amiga diciendo que es un juguete sexual

  • Sucesos
  • 13-07-2022 | 13:07
  • Escribe: Enrique Sanz
El espantoso suceso se produjo en Castro Urdiales


La localidad cántabra de Castro Urdiales todavía sigue conmocionada al recordar el espantoso crimen que sucedió hace ya tres años. Una mujer había asesinado y descuartizado a su marido e implicado a una de sus amigas en dicho delito. Sin embargo, había conseguido su colaboración con un pretexto realmente incomprensible.

María del Carmen Merino González, de origen gaditano, había hecho una visita a una de sus amigas para solicitarle que guardara en su casa una caja que, supuestamente, contenía juguetes eróticos. Esta solicitud se produjo debido a que las autoridades policiales estaban registrando el domicilio que María del Carmen compartía con su marido, el banquero de origen bilbaíno Jesús María Baranda. El vasco estaba desaparecido desde el 11 de abril de 2019.



A casi todos los vecinos de Castro Urdiales les pareció sospechosa la repentina evaporación de la faz de la Tierra de Jesús María, por lo que, junto con su esposa y verdadera asesina, acudieron a la Guardia Civil para que intentara encontrar lo antes posible a Jesús María. Durante estas pesquisas, que en sus etapas iniciales se extendieron por la zona colindante a Castro Urdiales, María del Carmen estaba tranquila, puesto que no veía su tapadera en peligro. Sin embargo, cuando los agentes se decidieron a registrar el domicilio familiar en busca de pistas que les pudieran llevar hasta Jesús María, su esposa se tuvo que ver obligada a deshacerse de las pruebas de forma temporal.

Por eso recurrió a su amiga. En una rápida visita, dejó a su cuidado una abultada caja que supuestamente contenía juguetes eróticos, una excusa para evitar que la nueva custodia de aquel artefacto abriera la tapa y descubriera la verdad. Sin embargo, el registro de las autoridades en la casa de Jesús María y María del Carmen comenzó a prolongarse más de lo esperado, lo que provocó que la asesina no pudiera recuperar el paquete que había dejado al cuidado de su amiga hasta que la Guardia Civil no finalizara sus pesquisas en la zona



Durante aquel interminable registro, la caja comenzó a desprender un fuerte olor a descomposición. Curiosa y asqueada al mismo tiempo, consciente de que el contenido del paquete no eran juguetes eróticos, la amiga de María del Carmen abrió la tapa y desveló la verdad: dentro de la caja que tenía en su casa estaba la cabeza de Jesús María, que había sido asesinado por su propia esposa y descuartizado posteriormente.

El horror del hallazgo no impidió que aquella persona llamara a la policía, gracias a lo que se precipitó la detención de María del Carmen y su declaración como culpable del asesinato de Jesús María Baranda. Con el avance de la investigación, se llegó a la conclusión de que María del Carmen era la verdadera culpable de aquel sangriento suceso, por lo que el juzgado número tres de Primera Instancia e Instrucción de Castro Urdiales la condenó a prisión comunicada y sin fianza, una condena que la asesina de Jesús María Baranda continúa cumpliendo a día de hoy.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario