El chantaje de Marruecos va a más: la crisis de Ceuta, cada vez peor

  • Política
  • 22-05-2021 | 09:05
  • Escribe: Daniel Guerra

Marruecos pide que se multiplique por cinco la contribución de España y Europa al control de la inmigración, como represalia a la acogida en nuestro país del líder del Frente Polisario




Marruecos ha trasladado a la Unión Europea un claro mensaje respecto a la crisis migratoria que se está viviendo en Ceuta en los últimos días. Según el país norteafricano, Europa no está contribuyendo de la manera en que debiera para controlar el acceso a España de inmigrantes ilegales. Según Rabat, solo están recibiendo el 20% de los costes.

Al final, parece que todo va de dinero y que no se trata únicamente de cuestiones diplomáticas, aunque los hechos dicen lo contrario. Marruecos ha reconocido que estamos ante un chantaje con los mensajes que ha filtrado a la UE y que este sábado publica OK Diario.



La endogamia podemita no tiene fin: de Pablo Iglesias a Ione Belarra

Marruecos no quiere asumir los costes de controlar la inmigración ilegal, cree que debe ser Europa la que pague para frenar la invasión y exige el pago del 80% restante que según Rabat no están percibiendo. De este modo, la intención es que se multipliquen por cinco los pagos que están recibiendo hasta ahora. Cabe recordar que España pagó recientemente nada menos que 30 millones de euros para ampliar el control al otro lado de la frontera.



El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, ha trasladado a Bruselas que considera que España está lanzando una campaña mediática contra Rabat, en relación con el uso por parte del Gobierno español de términos como "chantaje" o "agresión".

España no hace nada para controlar la inmigración

Bourita asegura que lo sucedido en Ceuta es solo un "primer recordatorio" del coste económico de Marruecos para contener la inmigración ilegal, en lo que suena a amenaza velada: puede ser mucho peor. Asegura que España no está haciendo ningún esfuerzo para ayudar a Marruecos, y por eso reclama más dinero para poder llevar a cabo este objetivo de frenar el flujo de inmigrantes ilegales.



Mientras tanto, Marruecos a su vez se niega a sentarse a hablar con la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, por lo que se esfuma la posibilidad de una pronta resolución del conflicto.

El país vecino de España considera a la ministra una de las grandes responsables de que Brahim Ghali, jefe del Frente Polisario, se encuentre en nuestro país. Y no quieren hablar con ningún representante español, se ciñen a las conversaciones con Bruselas.



Pedro Sánchez 'plagia' la cartilla Covid que Ayuso propuso hace un año

Así, aunque exigen mayor colaboración económica de España, parece evidente que es este asunto el que ha desatado el conflicto por encima de cualquier otra cosa. Ahora, se lo quieren cobrar a base de bien... y ya saben quién es el responsable.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario