El ‘caso Dembélé’ o como suicidarse deportivamente

  • Deportes
  • 21-01-2022 | 01:01
  • Escribe: Manuel Simón
El Barcelona deja en la grada al díscolo extremo, que les costó 120 millones, mientras el equipo está cojo en la delantera


Dembélé, en su último acto de rebeldía, ha sacado a la luz las vergüenzas del Barcelona y ha dejado a Xavi entre la espada y la pared. El francés no quiere renovar y la postura del club es que no juegue más hasta que se marche, una decisión que deja al equipo cojo en la delantera. A la exclusión de Dembélé hay que sumar la reciente lesión de Ansu Fati, y Xavi se sume en la desesperación, perdiendo títulos semana a semana.

Pelea de cabestros

La renovación de Dembélé por el Barcelona se convirtió en las últimas semanas en una guerra sucia entre los agentes del jugador y el club, intercambiando comunicados incendiarios. Después de varias reuniones, se han dado cuenta de que no hay acuerdo posible y Laporta ha obligado a Xavi a no convocar al delantero, a pesar de que el equipo no va sobrado en ataque.



Este jueves se precipitaron los acontecimientos y la situación se ha roto sin solución posible. Mateu Alemany, director deportivo del Barça, declaró que el Dembélé tendrá que salir de forma inmediata ya que “no tiene compromiso con el proyecto del club”. El jugador contestó con un comunicado en redes sociales en el que afirmaba que no se iba a dejar chantajear.

Ante esta situación, Xavi se encuentra en la encrucijada de defender los intereses (económicos) del club o tratar de presentar el mejor equipo posible. El técnico no cuenta precisamente con una delantera estelar y hace solo unas semanas se decantaba por dejar jugar a Dembélé aunque no renovara. Pero Laporta le ha obligado a dar un volantazo.



Sin delanteros

Dembélé vio desde su casa como el Barcelona caía eliminado en los octavos de final de la Copa del Rey ante el Athletic. San Mames devoró al equipo de Xavi, que logró forzar la prórroga heroicamente con dos goles en dos disparos a puerta, pero se derrumbó en el tiempo extra. La última debacle culé que toma velocidad de caída por la decisión de Xavi de no convocar a Dembélé.

Xavi no dio la convocatoria hasta el último momento, una vez que se conoció que se habían roto las negociaciones de la renovación del francés. Una decisión que pesó al técnico, que sufrió un doble revés con la lesión de Ansu Fati al descanso. El delantero estará más de un mes y medio de baja y el Barça ha decidido desechar a su sustito natural.



Sin Ansu Fati y Dembéle, a Xavi le quedan para la delantera a Depay, De Jong, Braithwaite y Ferran Torres del primer equipo. Un frente de ataque lamentable, que tendrá que complementar con jugadores del filial habituales como Abde o Jutglà. Un suicidio deportivo sin comprensión, fruto de la cabezonería, que puede terminar con el Barcelona en lo más hondo.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario