El caso del perro ciego que precisa de perro-guía

  • Mascotas
  • 26-09-2019 | 09:09
  • Escribe: Redacción

Este cachorro de ocho semanas de vida se ha convertido en el mejor amigo de Tao.


El perro es el mejor amigo del hombre por muchas razones: su corazón puro y tierno nos llena de alegría los días, nos acompaña siempre, y se mantiene fiel a pesar de las circunstancias.

Tanto es así, que los perros son capaces de guiar y cuidar a su humano, incluso cuando éste es completamente ciego y dependiente de su amigo de cuatro patas.


Pero el corazón de estos animales no sólo se queda en dar amor a los humanos: todavía les sobra para querer, proteger y cuidar a otros de su misma especie.

Así comenzó la historia de Tao y Oko, dos Golden Retriever destinados a ser mejores amigos, e inseparables compañeros de vida.


Oko, la nueva vida de Tao

Tao, un Golden Retriever de 11 años de edad, se quedó ciego hace unos meses por culpa de un glaucoma.

Una situación que provocó que el perrete quedara desorientado y triste, lo que rompía día a día el corazón de Melanie, su dueña, que decidió buscar un amigo para Tao.



El elegido fue Oko, de tan solo ocho semanas de vida, que no solo se ha convertido en el mejor amigo de Tao, sino también en su perro guía, siendo inseparables, y estando el cachorro continuamente pendiente de su mejor amigo para hacerle la vida más fácil.

Una combinación perfecta que ha devuelto la vida a Tao, y que ha dado la oportunidad a Oko de tener un inmejorable hermano mayor.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario