El Barça empuja a sus abonados a vender sus carnets en el mercado negro

  • Deportes
  • 17-09-2018 | 20:09
  • Escribe: Pedro Riscal

El Barça recorta los ingresos de los socios abonados por la cesión de sus localidades fomentando así la salida de esos asientos al mercado negro de la reventa.


La pasada temporada TV3 denunció que la directiva del FC Barcelona se aprovechaba de la cesión de los carnés de los abonados que no van al campo ingresando unas cantidades que nada tienen que ver con el acuerdo original club-socios de repartirse al cincuenta por ciento el beneficio generado por la venta de los carnets. Ahora se ha establecido un nuevo reparto que incita claramente a los abonados a recurrir al mercado negro para ceder sus carnets cuando no acudan al Camp Nou.

El timo de las entradas VIP

TV3 desveló que una buena parte de los asientos cedidos por los socios para el Seient Lliure (asiento libre) cuando no pueden acudir al Camp Nou era comercializada por la directiva convirtiendo la entrada en VIP y añadiendo a la localidad barra libre antes, en el descanso y al final de los partidos, de modo que una localidad de tribuna que podía salir al mercado por 150 euros generaba 70 euros para el socio que proporcionaba su asiento, y 80 más para el club (los 70 que le corresponden más 10 en gastos de gestión).

Hasta aquí todo normal, el escándalo llegó cuando TV3 denunció que esa localidad valorada en 150 euros a la hora de repartir el ingreso, le podía llegar a generar al club hasta mil euros más extra añadiéndole la barra libre en el antepalco. Es decir, que al final el reparto quedaba en 70 euros para el socio y 1.100 para el club por una localidad con la que teóricamente iban a medias.

La noticia revolucionó a la masa social barcelonista. Fundamentalmente porque esa línea de comportameinto se había mantenido en secreto sin ser anunciada a los socios, los verdaderos propietarios del club, que sólo accedieron a la verdad gracias a la denuncia periodística.

La directiva del Barça fomenta la reventa

Conocidos los detalles del mercadeo que el club hace con las localidades disponibles de los socios, la reventa empezó a crecer en el Barça y los socios que no van al campo han preferido recurrir a otras vías para sacarle rendimiento económico a sus asientos a la vista del atropello que el club estaba cometiendo con ellos. En el fondo, con medidas como esta el club está empujando a los socios a renunciar al canal oficial del Seient Lliure para acudir a la reventa pura y dura.

Y en esa situación, el club descubrió en el último clásico Barça-Real Madrid vivido en el Camp Nou el pasado 6 de mayo una falsificación masiva de entradas. 2.823 entradas falsas exactamente. La respuesta fue suspender cautelarmente a todos ellos en su condición de socios, lo que generó gran revuelo y empujó a los socios afectados a defenderse por la vía judicial. Y la primera consecuencia no se ha hecho esperar, el juzgado de Primera Instancia número 7 de Barcelona ha resuelto dejar en suspenso la suspensión cautelar de la condición de socio a tres de los 2.823 afectados defendidos por el jurista Juan Javier Antequera.

El Barça se salta la presunción de inocencia de los socios

En el texto del juzgado se puede leer: "resulta evidente que la privación a los actores de sus derechos como socios les causará un perjuicio irreparable. Uno de los principios generales que ha de respetar todo procedimiento sancionador es el de la presunción de inocencia". Y recuerda al club azulgrana que solo podría mantenerse la suspensión de la condición de socios "sobre la base de pruebas completas, la aportación de las cuales es carga de quien acusa". Y "no existe ninguna prueba, en este momento procesal, de que los actores hayan cometido la infracción que se les imputa. Faltando esta prueba, como ya se ha apuntado, es procedente la suspensión cautelar de la sanción".

El club sostiene que no yendo al campo, algunos socios pueden llegar a costearse el 90% del precio del abono en una temporada. Y para evitar esta situación, la directiva de Bartomeu ha puesto en funcionamiento un nuevo sistema de pagos en su relación con los socios abonados que ceden sus carnets al club a cambio de no acudir al Camp Nou. Por un partido que antes dejaba al socio unos 30 euros una vez descontada la parte que se lleva el club, ahora pasan a percibir 5 euros, es decir un 80% menos.

Eso ocurrió en la liquidación de cuentas del primer partido de Liga en el Camp Nou (Barça-Alavés) y la indignación se ha extendido entre la masa social barcelonista.

El nuevo reparto que indigna aún más a los socios

Ahora club y socio ya no van a medias (dejando al margen la plusvalía que genera el asiento VIP). Ahora, según manifestó el portavoz del club, Josep Vivesse calcula el retorno al socio en función de lo que le ha costado el abono y no del precio final que obtenemos por la entrada”. Es decir, que el margen que le queda al club es todavía mayor que antes, cuando socio y entidad iban a medias. Además, el club no ingresa el dinero generado por el asiento después del partido, como sucedía hasta ahora, sino a final de temporada, descontándose los ingresos que ha generado esa localidad del importe total de la anualidad del abono, lo que significa que ese dinero que antes era ingresado en las cuentas corrientes de los socios obra en poder del club durante toda la temporada, reteniendo una importante cantidad de dinero inmovilizada.

Con estas maniobras la directiva de Bartomeu ha conseguido generar malestar entre la masa social azulgrana y empujarla a buscar otras fuentes de financiación para sus localidades, aunque eso signifique acudir al mercado negro de la reventa. 

 

 

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario