El asesino de los tirantes se pudrirá en la cárcel durante 25 años

  • Sucesos
  • 18-09-2020 | 19:09
  • Escribe: Redacción

Su pena se ha visto incrementada debido a un agravante de odio por razón de ideología.


Rodrigo Lanza, asesino de Víctor Laínez, ha sido condenado hoy a 25 años de prisión, cumpliendo así la máxima condena por un delito de asesinato. 

El 8 de noviembre de 2017, Víctor Laínez, de 55 años, vestía unos tirantes con la bandera de España cuando, en un bar de Zaragoza, se encontró con Rodrigo Lanza, a quien no conocía. Ambos hombes se cruzaron varias palabras, y posteriormente, Lanza lo golpeó, dejándole sin sentido en el suelo, donde continuó pateándole el cráneo,y le abandonó moribundo.


VÍDEO estremecedor. Una niña se precipita desde un edificio y sus vecinos la salvan así

Unas acciones por las que Lanza ha sido acusado ante los tribunales de un delito de asesinato, ya que el jurado ha declarado probado que hubo alevosía por su parte.


Es decir, que Lanza atacó a su víctima por detrás, sin posibilidad de que Laínez se defendiera. Un delito que está penado, según el Código Penal, a entre 15 y 20 años de prisión. 

Sin embargo, el asesino cumplirá 25 años de prisión, ya que no sólo ha sido condenado por asesinato, sino también por el agravante de "odio" con el que se cometió dicho delito.



Un jubilado pierde 10 kilos en cinco horas. ¿Cómo lo ha hecho?

Odio por razón de ideología

"Que la víctima tiene una condición simbólica al no ser atacada por ella, sino por lo que representa, y podría ser ella o cualquier otra que tenga sus mismas características".

Esta definición, hecha por la Fundación Abogacía Española, concuerda completamente con el agravante impuesto en el delito de Lanza, ya que atacó a su víctima únicamente por llevar la bandera de España expuesta en su vestimenta.

Imágenes espeluznantes: Se graba estrenando un Toyota Supra y muere en un trágico siniestro

Y es que el jurado no ha dudado en apreciar que, en este caso, existió un claro agravente de odio por razón de ideología por parte del asesino, lo que hará que se le imponga la máxima pena aplicable, de 25 años de prisión.

No es la primera vez que Lanza se enfrenta a una condena por sus actitudes violentas; en 2006, durante el desalojo de una casa okupa, Lanza hirió a un Guardia Urbana, lanzándole una brutal pedrada a la cabeza del agente, que cayó fulminantemente, y quedó en estado vegetativo.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario