El arte marcial que deja loco a Juan Carlos I: lo practicó durante años

  • Política
  • 13-07-2022 | 09:07
  • Escribe: Enrique Sanz
El exmonarca completó su formación incluyendo este deporte en su lista de habilidades


Juan Carlos I, con su regreso a España, ha levantado muchas pasiones y ha provocado la renovación de la fe en la Casa Real y en la monarquía, una de las instituciones de nuestro país que más estaba sufriendo debido a la inestabilidad política y económica que reina en nuestras fronteras y debido al pernicioso efecto del presidente del Gobierno, que permite que la Corona reciba ataques sin cesar.

La falta de protección de una institución tan importante para los españoles por parte del presidente del Gobierno no es de extrañar. Sánchez está completamente atado de pies y manos políticamente, obligado a permitir semejantes ultrajes a la Corona debido a su asociación con compañeros de Gobierno comunistas e independentistas que solo buscan la destrucción de la institución monárquica.



Pero los españoles saben ver a través de esa maraña de corrupción y falso patriotismo y mantienen la fe en una Corona que hace esfuerzos encomiables para abanadonar el pasado y mantenerse en el presente de la mejor manera posible gracias al actual rey Felipe VI y la esperanza que despierta la educación y formación de la princesa de Asturias y futura reina de España, Leonor.

De ella se conocen muchas aficiones, como el teatro, el ballet o incluso la cocina, un arte que intenta aprender acercándose siempre que puede a los fogones del Palacio de la Zarzuela. Sin embargo, hay algunas que todavía quedan ocultas a nuestros ojos y oídos, como la afición a un deporte que su abuelo, el rey emérito Juan Carlos I, ha sabido mantener oculta a todos los españoles hasta hace muy poco tiempo.



El exmonarca era un fiel practicante de una milenaria arte marcial que casi le pone en un aprieto hasta el día mismo de su boda. En su extenso currículum de su formación para asumir el trono de España, Juan Carlos I puede añadir que sabe hacer judo. A pesar de haberse dedicado en cuerpo y alma a este arte marcial, estuvo a punto de provocar uno de los problemas más grandes en la historia reciente de nuestro país, y que hubiera cambiado el rumbo de la nación para siempre.

Mientras practicaba judo con Constantino de Grecia, hermano de la hoy reina emérita Sofía de Grecia, Juan Carlos I se dislocó el hombro. Este evento no hubiera sido un problema si no se hubiera producido a tan solo dos días de la boda con su futura esposa, lo que generaba un problema protocolario de proporciones internacionales y que podría desembocar en una ruptura no tan amistosa de las relaciones entre ambos países.



Sin embargo, el monarca logró recuperarse a tiempo del percance y aquellos fastos regios pudieron celebrarse tranquilamente. A pesar de que el judo es uno de sus deportes favoritos, Juan Carlos I siempre ha considerado practicar más de una disciplina física, con el objetivo de mantener su cuerpo equilibrado y listo para afrontar cualquier esfuerzo que tuviera que hacer. Algunos de los deportes que ha practicado, además del judo, a lo largo de los años, han sido el esquí y el kárate, otro arte marcial complementaria al judo en el que tenía buenas bases y que continuó practicando hasta que las cuestiones de la edad le impidieron hacerlo.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario