El arte de hacer el ridículo: nadie quiere saber nada de las urnas del 1-O expuestas en Reus

  • Cataluña
  • 14-03-2021 | 21:03
  • Escribe: Redacción

La exposición, que tiene como objetivo "mantener vivo el espíritu del 1-O", se da un batacazo en plena pandemia.




El pasado 8 de marzo, se inauguraba en Reius la exposición '55 urnas por la libertad'; una supuesta colección artística de las urnas utlizadas por los líderes independentistas para reunir los votos durante el procés del 1 de octubre, convertidas en "obras de arte".

Con alas de ángel, bañadas en tonos dorados, con alambre de espino... cada una de estas 55 urnas expuestas ha sido modificada para que parezca una obra de arte que merece la pena visitar, con un único objetivo, tal y como señala la televisión local: "mantener vivo el espíritu del 1 de octubre".



El independentismo se enorgullece del apoyo de la todopoderosa región de Flandes: entre frikis anda el juego

Sin embargo, el esfuerzo independentista ha sido en vano: y es que, tal y como señalan desde Dolça Catalunya, muy pocos han sido los que se han molestado a acercarse y visitar la exposición desde su inauguración, hace una semana.



La pandemia acaba con las ansias independentistas

Y es que, a pesar de que los principales líderes independentistas intentan mantener encendida la llama del secesionismo más radical, aquella que incendiaba las calles catalanas y que destruía todo a su paso, parece que la pandemia del coronavirus ha podido apagar las ansias de secesión de los ciudadanos catalanes.

Al evidente miedo por contagio que aún se vive en todo el territorio nacional, y con más fuerza en Cataluña, una de las comunidades autónomas más afectadas por la pandemia, se une ahora la brutal crisis económica que ha surgido como consecuencia directa del virus de Wuhan.



Siempre sangrando a los españoles: Laura Borràs, la nueva presidenta ultra del Parlament, cobrará más que Pedro Sánchez

Muchos son los que han visto caer en picado la economía de sus hogares, ya sea por ERTE, despidos, o la obligación de mantener cerrados sus negocios ante la pandemia, sin recibir ayuda alguna del Gobierno catalán. 



Una situación de dificultad económica que ha provocado que muchos ciudadanos catalanes hayan abierto por fin los ojos ante el abuso y la propaganda independentista, cuyos líderes mantienen sus cienmileuristas sueldos, mientras aseguran que los fondos autonómicos no son suficientes para otorgar ayudas a las familias catalanas más necesitadas.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario