Donald Trump pone a España en el centro de su diana...¡Y apunta!

  • Política
  • 21-02-2020 | 06:02
  • Escribe: Pedro Riscal

Los 6 puntos de fricción que enfrentan a Estados Unidos con España.


En 2012 Donald Trump no era todavía el presidente de Estados Unidos. Entonces sólo era un empresario de éxito que, como tal, consideraba que "España es un país enfermo y es el momento de aprovecharse de ello". Ahora, como presidente del país más poderoso del mundo, mantiene su idea sobre España, a la que ha puesto en el centro de su diana por entender que ha recibido del gobierno de Pedro Sánchez una serie de agravios que merecen una respuesta contundente e intimidatoria.

Las relaciones de España con Estados Unidos no atraviesan por su mejor momento, especialmente tras el "impeachment" en el Senado que Trump acabó superando con éxito. Trump considera a España como un país aliado y entiende que sus políticas no muestran la sumisión que él desea en un país amigo. (¡Ojo por ojo! Europa responderá a Trump con la misma moneda)


1.-La cuestión militar

El primer punto que enfrenta a Trump con Sánchez es la renovación del convenio de colaboración en materia militar, que para Estados Unidos es una cuestión urgente, dado que el compromiso finaliza en mayo de 2021 y la Casa Blanca muestra un interés especial en ampliar sus fuerzas militares desplegadas en las bases españolas de Rota y Morón de cara a asegurar un mayor control en la inestabilidad y las tensiones que se están produciendo en Oriente Medio.

Trump quiere ampliar su presencia en España con dos destructores y 600 marines más y está ejerciendo presión sobre el gobierno de Sánchez subiendo aranceles en las exportaciones de España, fundamentalmente en el sector del aceite de oliva.


2.-El problema de Venezuela

Tampoco le ha gustado a Donald Trump el desenlace del caso Delcy y el desinterés con que el gobierno de España contempla la figura de "su" presidente Juan Guaidó. El subsecretario de estado John Piechowski ha mostrado su disgusto por el encuentro del ministro Ábalos con Delcy, a quien considera "una oficial del exrégimen de Maduro sancionada no sólo por EEUU, sino por la Unión Europea. Celebrar este tipo de reunión con alguien como Delcy Rodríguez es decepcionante y podría ser desalentador", ha dicho. (Maduro le da la estocada final al Gobierno de Sánchez con esta confesión sobre el 'Delcygate')

Además, mientras Guaidó fue ninguneado por el gobierno de Sánchez en su visita a España al negarle una entrevista con el jefe del ejecutivo, ha sido recibido con honores de jefe de estado en la Casa Blanca y también por Angela Merkel, Emmanuele Macron y Boris Johnson.



3.-El conflicto del petróleo

Pero hay más. A Trump no le ha hecho ninguna gracia que el dictador Maduro ande en tratos con Repsol para defender sus intereses petrolíferos. Desde la Casa Blanca avisaron a Sánchez: "Yo tendría cuidado respecto a sus actividades en Venezuela que apoyan directa o indirectamente la dictadura de Maduro".

Existe una seria amenaza de sanción de Estados Unidos a Repsol. La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, es consciente del problema y busca vías de solución: "En el marco de este diálogo vamos a tratar de todas las cuestiones que ellos quieran poner sobre la mesa y esperamos que también sobre las que España quiera poner sobre la mesa".

El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams dijo ayer que la Administración norteamericana espera que "algunas de las actividades de Repsol cambien", en el marco de las sanciones adoptadas por Washington contra la industria petrolera de Caracas, que considera un "salvavidas" para el Gobierno de Nicolás Maduro. Abrams dijo que había pedido a los funcionarios estadounidenses en Europa que informasen a "muchos gobiernos" sobre la política de sanciones contra Maduro y su entorno.

4.-La Tasa Google

La Tasa Google, prevista por el gobierno de Sánchez e Iglesias para gravar a la multinacional estadounidense con el fin de regularizar el pago de sus impuestos en España, ha soliviantado los ánimos de Trump, que considera la medida como un ataque contra sus intereses y una discriminación adoptada unilateralmente contra las multinacionales estadounidenses.

5.-La retirada de la fragata Méndez Núñez

La retirada de la fragata española Méndez Núñez del grupo de combate dirigido por la US Navy en el inicio de la escalada de tensiones con Irán el pasado mes de mayo ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Trump, más convencido que nunca de que el gobierno de España le está buscando las cosquillas. Y no olvida la petición de Sánchez, en su época de jefe de la oposición, reclamándole que deje en paz al mundo.

Además, considerando Estados Unidos a España como aliado estratégico militar, tampoco ha sentado nada bien en la Administración Trump el recorte del gobierno español en materia de Defensa. Actualmente España invierte en armamento y Defensa el 0,92% del PIB, una cifra que en la Casa Blanca consideran irrisoria y muy alejada del 2% que se estima como adecuada, a pesar de que 2.800 militares españoles actùan en diferentes misiones en el extranjeros englobadas dentro de la estrategia de la OTAN.

6.-El asunto Airbus

Trump está firmemente decidido a castigar a las principales potencias europeas, entre ellas España, por su posición respecto a los subsidios irregulares concedidos al consorcio Airbus, que colisionan con los intereses norteamericanos en Boeing.

La Casa Blanca ha anunciado que «en virtud de este fallo y la falta de progreso en los esfuerzos para resolver esta disputa, EE.UU. inicia un proceso para evaluar el aumento de las tasas arancelarias y someter productos adicionales de la UE a los aranceles», que en octubre supusieron para la producción europea un incremento de alrededor de 7.000 millones de euros. La oficina comercial de la Casa Blanca ha declarado que «Francia, Alemania, España y Reino Unido son los cuatro países responsables de los subsidios ilegales» y ha anunciado ese nuevo incremento de aranceles. España sale especialmente perjudicada en el sector olivarero. (Golpe bajo de Trump al vino y el aceite españoles)

Parece claro que el gobierno de Pedro Sánchez tiene más asuntos pendientes de resolver que el del conflicto de Cataluña. El mundo no se acaba con las fechorías de Torra, y los intereses de España están en juego en un momento de máxima tensión con Estados Unidos que conviene reconducir por el bien de todos.

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario