¡Devastador! ¿De verdad es necesario provocar una escena como ésta?

  • Mascotas
  • 03-01-2019 | 08:01
  • Escribe: Redacción

La impactante y devastadora escena de un galgo temblando de miedo por culpa de los fuegos artificiales. ¡Es innecesario!


Entre un 30 y un 40% de los perros no pueden evitar entrar en pánico cuando escuchan petardos o cohetes. El pasado día 1 de enero, con motivo de la entrada del Año Nuevo, sonaron fuegos artificiales y petardos a lo largo y ancho del planeta. Y las redes sociales se llenaron de ‘denuncias’ por esta situación. ¿Es necesario?

Los animales son muy sensibles a los ruidos. Algunos más que otros, pero 4 de cada 10 perros se quedan aterrorizados cuando escuchan estruendos de este estilo. Por este motivo, han sido muchos los dueños de éstos que han vuelto a poner el grito en el cielo por el lanzamiento de fuegos artificiales y petardos para recibir el Año Nuevo. La fiesta de unos significa la pesadilla de otros. (¡Conmovedor! ¡Un pato salva a un perrito de morir congelado!).

El devastador vídeo de un perro llamado Charlie temblando de miedo

Es el caso de Charlie, un galgo que no podía dejar de temblar, aterrorizado, al escuchar los fuegos artificiales con los que se recibió el 2019 en Reino Unido. Su dueña, Fiona MacFarlane, no dudó en compartir un vídeo del animal temblando de miedo para denunciar la situación. Las imágenes son devastadoras. ¡Pobrecito!

Además del caso de Charlie, en las redes sociales circulan un par de casos más. Por ejemplo, el de un perro que se escapó de su casa por el miedo que tenía y está perdido desde el día 1. O el de un perro que se dañó las uñas arañando la puerta para intentar salir huyendo. La pregunta es… ¿De verdad es necesario lanzar fuegos artificiales sabiendo el terror que causan en los animales? (¡Sin perdón! ¡Hay personas crueles e infames que abandonan a sus perros!).

Cada vez son más las familias que tienen mascota y que conocen el efecto que causan estos ruidos en ellos. De manera que cada vez deberían ser más las personas concienciadas en que es innecesario festejar de este modo cualquier ocasión, sea Año Nuevo o cualquier otra. Un poquito de corazón no vendría mal.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario