Después de Maradona se nos va el Bambino de Oro

  • Hemeroteca
  • 11-12-2020 | 07:12
  • Escribe: Redacción

Paolo Rossi ha fallecido a los 64 años dejando en el recuerdo su extraordinario Mundial de 1982 en el que con sus goles llevó a Italia al triunfo final.


Pocos días después de despedir a Diego Armando Maradona, nos ha dejado Paolo Rossi, un mito del fútbol italiano que siempre será recordado por su protagonismo en el último Mundial de fútbol logrado por la squadra azzurra en España en 1982.

Paolo Rossi, de 64 años, ha fallecido en Roma víctima de una "enfermedad incurable", según su esposa. El fútbol está nuevamente de luto por la pérdida de otro de los grandes.


Nacido en Santa Lucía, Prato (Toscana), Rossi desarrolló su carrera en el Como, Lanerossi Vicenza, Peruggia, Juventus, Milan y Verona. Delantero centro, fino estilista, poseía una depurada técnica y una especial habilidad para anotar goles.

Llegó a marcar 103 goles en la Lega italiana. Con la Juventus ganó dos Ligas, una Copa de Italia, una Copa de Europa, una Recopa y una Supercopa de Europa.


Cara y cruz: El Mundial y el escándalo del Tottonero

Pero donde ha dejado una huella imborrable ha sido con la squadra azzurra, con la que disputó 103 partidos. En 1979 fue sancionado con dos años de suspensión al ser probada su participación en el escándalo de apuestas clandestinas que fue bautizado con el nombre de Tottonero. Pudo demostrarse que apostó en alguno de los partidos amañados.

Pero los aficionados italianos nunca olvidarán su protagonismo en el Mundial conquistado por Italia en España´82. Rossi, como su selección, realizó una discreta primera fase, en la que no anotó un sólo gol en los tres partidos disputados. Italia se clasificó de carambola, como segunda de grupo tras Polonia y superando a Camerún por el goal average, y las críticas arreciaron contra el seleccionador Enzo Bearzot por su cabezonería de alinear a Rossi y no a Graziani como delantero centro.



Pero su suerte cambió en los partidos decisivos ante Argentina y Brasil en Sarriá. Frente a la albiceleste de Maradona no marcó, pero su juego fue decisivo para ganar por 2-1 y medirse a la gran favorita, Brasil, en cuartos de final. Allí estaban los Zico, Sócrates o Falcao, pero un hat trick de Rossi envió a la canarinha para casa. Luego un doblete en las semifinales del Camp Nou ante Polonia colocó a Italia en la final frente a Alemania, a la que derrotó Italia por 3-1, abriendo Rossi el marcador.

Al término de ese Mundial, Rossi quedó como máximo goleador, con seis goles, aunque en realidad sólo anotó en los tres partidos finales. La FIFA le incluyó entre los 100 mejores futbolistas del siglo XX. En sus últimos años ejerció de comentarista en diversas cadenas italianas.

Descanse en paz uno de los grandes del fútbol.

El cuarto partido 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario