Descubrimos la trampa contable del Barça. ¿Por qué está tan interesado Bartomeu en los trueques de jugadores?

  • Deportes
  • 15-05-2020 | 19:05
  • Escribe: Álvaro Jiménez

El Barcelona está negociando fichar a futbolistas este verano utilizando la fórmula del trueque.


La crisis del coronavirus ha provocado que los equipos de fútbol tengan pérdidas millonarias debido a que las competiciones no se están jugando y no se están obteniendo ingresos.

Esto afectará directamente al próximo mercado de fichajes ya que, según expertos en la materia, no habrá traspasos multimillonarios debido a la crisis económica en el mundo del fútbol. ("Para músculo financiero, el mío". Florentino le pasa la mano por la cara a Bartomeu)


Uno de los equipos que ya se está preparando para ello es el Barcelona, que no va a gastar un solo euro en fichajes. Su estrategia será la de intercambiar futbolistas.

Para este verano, tiene negociaciones abiertas con la Juventus de Turín, que ya ha preguntado por el centrocampista brasileño Arthur y por el defensa portugués Nélson Semedo.


El conjunto azulgrana recibirá, a cambio de esos dos futbolistas, al centrocampista serbio Miralem Pjanic, al defensa central Daniele Rugani y al lateral Mattia De Sciglio.

El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, no tiene dinero para invertir en fichajes desde hace tiempo y la crisis del coronavirus ha empeorado la situación.



Solo así se explica el fichaje de Neto por el FC Barcelona el pasado verano. El conjunto azulgrana quería al guardameta del Valencia y ofreció como forma de pago a Cillesen.

Además, este tipo de transacciones sirven para engañar a los aficionados ya que se pueden maquillar las cuentas para que parezca que el club tiene más ingresos. ("No creía que Bartomeu fuera tan tonto". ¡¡Otra denuncia contra el FC Barcelona!! ¡¡Van a batir todos los récords!!)

El truque permite 'engañar' a los aficionados

Se trata de una deuda encubierta ya que el intercambio está formado por dos operaciones de igual valor: la compra y la venta. Los ingresos de la compra se contabilizan al instante en las cuentas mientras que los de la venta se dividen en cinco años.

Esto quiere decir que si el Barça intercambia a Arthur por Pjanic y los jugadores están valorados en 100 millones de euros, este año el club azulgrana ingresa 100 millones y gasta 20 por lo que los beneficios serían de 80 millones de euros.

Sin embargo, durante los cuatro años restantes, el club partirá con unos gastos fijos de 20 millones de euros por la operación citada anteriormente. Una fórmula con la que el Barcelona pretende mostrar mayores beneficios de los que realmente tiene.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario