¡¡Desactivado!! Tsunami Democràtic desaparece del escenario catalán

  • Cataluña
  • 08-01-2020 | 23:01
  • Escribe: Pedro Riscal

Resulta revelador que Tsunami no se haya atrevido a aparecer tras la inhabilitación de Torra y el acuerdo de investidura en el que no se contemplan ni independencias ni amnistías.




Ni está ni se le espera. Tsunami Democràtic, la plataforma creada por el independentismo catalán para movilizar a las masas y conducir al rebaño por el camino de la república catalana, anda desaparecida en combate. Sólo los amantes de la violencia aficionados a sembrar el pánico en la calle la echan de menos. (¡¡La vergüenza del Tsunami!!)

El Ministerio del Interior ha estrechado el cerco sobre Tsunami Democràtic y la situación aconseja una prudente retirada. De momento provisional, pero podría ser definitiva. Los servicios de inteligencia del estado están muy cerca de desarticular la banda y dar con los ideológos de la misma, los que tanto daño han hecho alterando el orden público en las calles catalanas. Y no se atreven a salir.



No se han atrevido a aparecer tras la inhabilitación de Torra

La situación en las últimas horas era la más idónea para que esta plataforma preparara acciones puntuales de protesta contra la decisión de la JEC de inhabilitar al descontrolado QuimTorra, por la negativa de las autoridades judiciales a soltar a Junqueras para que tome posesión de su acta de diputado y por el acuerdo de investidura alcanzado por el PSOE y Esquerra Republicana en el que no existe ninguna alusión a la independencia de Cataluña ni se habla de amnistías ni indultos para los políticos presos en Lledoners. (Pinchazo total del Tsunami antidemocrático: ¡¡Hicieron el ridículo más absoluto!!)

Quien más quien menos esperaba una respuesta fulminante del Tsunami, pero no se ha producido. Después del clásico del pasado 18 de diciembre y de su aparición en el Palau de la Música el 26 de diciembre para convertir el tradicional concierto de San Esteban en un akelarre independentista, no se ha vuelto a saber más del Tsunami Democràtic, que nació para dar respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo que condenó con la cárcel a los causantes del golpe de estado catalán.



¿Ha muerto el Tsunami con el 'Spain sit and talk'?

Tsunami murió con el "Spain sit and talk". Desde entonces, ni un comunicado, ni una acción, ni una consigna. Y cuentan fuentes próximas a los movimientos independentistas que su mutis por el foro tiene mucho que ver con los avances de la guardia civil en sus investigaciones sobre sus actividades. Están muy cerca y cualquier descuido podría resultar fatal.

Se acabaron las consignas a través de Telegram, una red que se abrió a finales de agosto y que ya cuenta con cientos de miles de seguidores desde un inicio que vino marcada por la necesidad de canalizar las acciones de los descerebrados CDR a través de una dirección centralizada que usara el sentido común para enfrentarse al aparato del estado. (Tsunami empapela Cataluña con nuevos lemas: “Cambiemos el estado de las cosas”)



Se trataba de unificar las protestas por la sentencia del Procés sin más bandera que la estelada y sin más siglas que las suyas propias para concienciar a la población de la importancia de la desobediencia civil en la lucha conrtra el estado "opresor".

¿Quién está detrás del Tsunami?

Y al estado le salió un grano pestilente con la aparición del Tsunami, que organizó los altercados del aeropuerto y la estación de Sants y las acampadas y cortes de carreteras antes de concluir su actividad con el clásico del Camp Nou. Intentaron "generar una situación de crisis generalizada en el Estado español”  y sólo consiguieron convertir a Cataluña en una región sin ley durante unos días. (Pep Guardiola: La cara visible de Tsunami Democràtic)



Se sospecha con fundamento que detrás del Tsunami se esconden los partidos separatistas y las organizaciones ANC y Òmnium, aunque ellos lo nieguen contribuyendo a la táctica de la distracción. "La calle será nuestra a partir de ahora", dijeron en su nacimiento buscando un eco internacional que por momentos disfrutaron. Afortunadamente, las calles vuelven a ser de los ciudadanos.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario