Del 3% al 30%: Lo que separa a Junqueras de Puigdemont

  • Cataluña
  • 14-09-2020 | 20:09
  • Escribe: Pedro Riscal

ERC y JxCat difieren en el apoyo popular que el independentismo necesita para desconectar de España


Lo que ahora mismo separa a ERC y JxCat, a Oriol Junqueras de Carles Puigdemont, es el 30%. Nada que ver con el 3% de comisiones que ensució al gobierno de Convergencia. El 30% es la diferencia de criterio entre ERC y JxCat en torno al mínimo imprescindible de aceptación popular para abordar la independencia de Cataluña. Para Puigdemont basta con el 50% más uno. Para Junqueras la reclamación de independencia debe ser más amplia para que España y el mundo les haga caso: el 80%.

La independencia por encima de la salud: ¡¡La ANC vuelve a demostrar su calaña!!


La cuestión es que el globo del Procés se ha deshinchado de forma alarmante para sus instigadores. Las prioridades de los catalanes ahora son otras y, salvo a la indesmayable minoría radical, los ciudadanos de Cataluña están preocupados por temas más importantes que si lo suyo es una autonomía o una nación. 

Jamás los partidos independentistas han sumado el 50% en las urnas

Nunca el independentismo ha ganado en las urnas. Ha podido obtener mayorías parlamentarias aprovechando las normas electorales vigentes según las cuales el que tiene más votos no necesariamente alcanza más escaños. Pero en el recuento puro y duro de papeletas, en la suma de una más una, jamás los partidos independentistas han sumado más del 50% de los votos.


En las últimas elecciones autonómicas de 2017, sobre un total de 4.392.891 votos contabilizados, JxCat obtuvo 948.233 votos, ERC 935.861 y la CUP 195.246. Total: 2.079.340 votos. El 50% estaba fijado en 2.196.445. Les faltaron 117.105.

Con la independencia, Cataluña sería una "república bananera" y Quim Torra lo demuestra así



Y en las recientes generales de 2019, el voto independentista en Cataluña descendió. Sobre un total de 3.896.974 votos escrutados, ERC obtuvo 874.859, JxCat 530.225 y la CUP 246.971. Total: 1.652.055 votos. 427.285 votos menos que en las anteriores. Y a 296.432 votos del 50%. 

La tendencia es a la baja

No están lejos, pero la barrera del 50% parece cada vez más inasumible para estos líderes políticos que han conseguido agotar a la población. La tendencia es a la baja y con los presos en la cárcel, los exiliados bien lejos y Torra gobernando y soliviantando a la ciudadanía, no se puede esperar otra cosa que el invento soberanista acabe desintegrándose y muera de muerte natural.

Los partidos independentistas andan enfrascados en resistir y arañar votos en los futuros comicios. Puigdemont tiene claro que la empresa no sólo no es sencilla, sino que puede resultar imposible. Por eso se aferra al 50% +1 para considerar que la mayoría está por la labor y declarar unilateralmente la independencia.

El separatismo pierde adeptos: Sólo el 42% de los catalanes quiere la independencia

En ERC son algo más sensatos. Persiguen el mismo fin, pero sin chifladuras, y consideran que para que Cataluña sea independiente necesitan una amplísima mayoría de apoyos, que cifran en torno al 80%. Sólo así, con los datos en la mano, conseguirán la fuerza moral para imponer su voluntad y el respaldo internacional que tanto persiguen para salirse con la suya.

Una mesa de negociación para conseguir cosas mientras llega la independencia

Puigdemont apuesta por el sprint corto. Junqueras por la carrera de fondo. Necesita cargarse de razones para afrontar un diálogo con todos los ases en su mano. Mientras llega el momento, ERC apuesta por marear la perdiz sacando la mayor tajada para Cataluña. Para eso está la mesa de negociación que tanto odian Puigdemont y Torra. Ahí Cataluña puede conseguir cosas.

Pero mientras Puigdemont ve en esa mesa a una autonomía pedigüeñando, en lugar de una nación exigiendo sus derechos, para ERC es el escenario necesario para destensar las relaciones con el Estado y mientras no llega ese 80% conseguir el máximo posible de privilegios.

"Tenemos una mayoría muy justa"

Lo ha dicho el vicepresidente Pere Aragonès (ERC): "uno de los argumentos que utilizan desde Madrid es: 'No eres el 50%' y este es un conflicto entre catalanes'. De hecho, Pedro Sánchez siempre repite: 'Este es un problema de convivencia, no sobre la independencia. Para evitar esto, tenemos que conseguir unos consensos mucho más grandes. Debemos ser el 70-80% a favor y entonces podremos decir: '¿Ahora sí que os parece bien poder hacer un referéndumn sobre la independencia?".

"Prometieron independencia y nos han situado en la decadencia"

Aragonés insiste en que "debemos tener un acuerdo interno mucho mayor para desmontar este argumento. Tenemos una mayoría justa, o muy justa, que en Canadá o el Reino Unido serviría para votar, pero que no es suficiente en España para obligar al Estado a aceptar un referéndum".

Quim Torra, por su parte, se conforma con mucho menos para imponer el rodillo independentista a los demás: "con un 51% este país no tiene límites. A ningún escocés se le ha ocurrido pensar que si en un referéndum hubieran sacado un 51% no hubieran sido independientes. ¿Por qué nos tenemos que poner unos listones que no se pone ningún otro país del mundo? Si hay una mayoría en este país que quiere la independencia, pues se defiende esta independencia".

Facebook Twitter
Deja tu Comentario