¿De qué se habló en la reunión secreta de Fdez Díaz con Jordi Pujol?

  • Cataluña
  • 21-10-2018 | 13:10
  • Escribe: Lucas García

"Visité a Pujol para frenar el 'procés' y me dijo que no había remedio", confesó Fernández Díaz en El Mundo.




Jorge Fernández Díaz habló con el periódico El Mundo y destapó una reunión “secreta” con Jordi Pujol en julio de 2012, con el ‘procés’ en crecimiento y con los golpistas acaparando Cataluña.

"La primera quincena de julio de 2012 sentí en conciencia la necesidad de ir a ver a Jordi Pujol para llegar a algún tipo de acuerdo que evitara que Cataluña entrara en una confrontación con el Estado. Había tenido con él una relación especial a pesar de las diferencias políticas, pero siempre habíamos tenido un respeto y afecto mutuos", explica el expolítico del PP.



"Compartimos vivencias en momentos muy delicados, como la tarde del 23-F, cuando me llamó a Oviedo, donde era gobernador civil de Asturias, una hora después de que entrara Tejero en el Congreso y me pidió que trasladara a Suárez y a Calvo Sotelo que el catalanismo que él representaba era compatible con la pertenencia a España sin ninguna discusión”, comenta sobre su relación con Pujol.

"Aunque aparentemente estaba apartado de la primera línea política y había abandonado gran parte de la potestas, su auctoritas en el partido permanecía intocable. Me reuní con el presidente Mariano Rajoy en Moncloa, le planteé mi deseo de hablar con Pujol a calzón quitado sobre la situación y le pedí su autorización. Me dijo que no tenía ninguna esperanza de que consiguiera algo, pero que adelante", siguió explicando sobre los entresijos de esa reunión que tuvo con el catalán.



Sobre su encuentro con Pujol, explica lo siguiente: "Tras tener la autorización del presidente del Gobierno llamé a Jordi Pujol y quedé con él al día siguiente en Barcelona. Me recibió en su despacho de ex presidente de la Generalitat y le pedí que mantuviera en secreto el encuentro. Le hablé con total confianza. Le recordé su gestión al frente de Cataluña, lo que dice mi buen amigo Juan José Lucas, que había recibido la autonomía en cera y que la había moldeado en monocolor. Le planteé que cómo era posible que liderara el discurso de que no había más remedio que ir a una confrontación después de que siempre hubiera defendido que no podía haber dos Cataluñas".

"Encajó mis comentarios y mis reflexiones, que por otra parte eran hechos que expuse con toda claridad, hasta que en un momento dado levantó el teléfono y llamó a su secretaria para pedirle un ejemplar de El caminant davant del congost -El caminante ante la encrucijada-, un libro suyo de conversaciones. Me lo entregó y me dijo: 'No tendrás tiempo de leerlo entero por tus labores como ministro, pero, sobre todo, lee el prólogo'. Me lo fijó con un clip, me lo dedicó cariñosamente y me añadió: 'Aquí se sintetiza por qué he tomado esta decisión y no queda otro remedio'", argumentó en su explicación del encuentro.



¿De qué va la obra?

La obra que le dio Pujol a Fernández Diaz apela a los catalanes a independizarse como vía para evitar "morir de hambre" o ser arrollados por una "riada en pleno desfiladero".

Futuro de Cataluña

"Hemos llegado a este punto tras dos generaciones de catalanes que han sido educadas en las escuelas con distorsiones muy graves en relación con la verdad histórica. No me preocupa quién gestione la educación en los colegios del País Vasco, de Cataluña, de Galicia o de Extremadura. Sólo me interesa que se enseñe en todo el territorio la misma y auténtica historia de España. El problema principal, en mi opinión, es que se está haciendo lo contrario no sólo en Cataluña, sino en no pocos otros lugares de nuestro país. No se puede defender lo que no se ama y no se puede amar lo que no se conoce. Por eso, si la normalidad no se produce y continúa la Generalitat en la actual situación, habrá que aplicar la Constitución y el 155. Este artículo no es la solución en sí misma, pero sí la condición necesaria para encontrar la solución".



Facebook Twitter

Deja tu Comentario