Cuatro cosas que todo el mundo hace en WhatsApp pero son ilegales

  • Tecnología
  • 04-03-2022 | 12:03
  • Escribe: Gonzalo Palacios
No siempre se respeta la Ley de Protección de Datos a través de este canal


La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp es la más utilizada en todo el mundo. Millones de personas tienen esta plataforma en sus dispositivos electrónicos y prácticamente todos han cometido ilegalidades sin darse cuenta vulnerando la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Incluir a alguien en un grupo de WhatsApp sin su consentimiento, compartir fotos comprometedoras o enviar pantallazos con conversaciones privadas son algunas de las infracciones que cometemos de forma frecuente y, en algunos casos, diaria sin saber que estamos cometiendo un delito.



El origen del Whatsapp

Eduard Blasi, profesor colaborador de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC y experto en protección de datos, ha explicado a La Nueva España cuatro comportamientos que se hacen de forma frecuente y que son un delito, por lo que hay que extremar las precauciones.



El primero de ellos es enviar capturas de pantalla de otra persona sin su consentimiento. Si bien la normativa de protección de datos no afecta al contexto personal o doméstico, sí que se aplica cuando se difunden datos a través de internet. En las capturas de pantalla se visualizan conversaciones que pueden identificar directa o indirectamente a una persona.

También entra dentro de los delitos el hecho de difundir imágenes, audios o vídeos de una tercera persona sin su consentimiento. La Agencia Española de Protección de Datos ha impuesto sanciones económicas a particulares en distintas circunstancias por difundir contenido audiovisual de terceras personas sin su permiso.



Grabar una actuación policial y difundirla sin ocultar ningún dato o compartir imágenes íntimas de terceras personas sin su consentimiento están considerados delitos muy graves. Además, la persona afectada podría reclamar una indemnización por daños y perjuicios si lo considerase oportuno.

El menú 'secreto' de WhatsApp que lo hace todo más fácil



Otros delitos que desconocemos

Hay que tener cuidado a la hora de crear un grupo de WhatsApp profesional sin pedir autorización. Para añadir a una persona en un grupo de WhatsApp profesional es necesario pedir el consentimiento previo por lo que este paso no hay que olvidarlo para no tener problemas.

Por último está el crear un grupo de WhatsApp corporativo con miembros que no se conocen entre sí. Este comportamiento puede equipararse al envío de un correo electrónico sin copia oculta. La Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) ha sancionado recientemente a un ayuntamiento por crear un grupo de WhatsApp con los ciudadanos y eso que el consistorio si pidió el consentimiento. Sin embargo, quedaron expuestos los datos de algunos vecinos y de ahí vino el problema.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario