¿Cuándo nos vacunaremos? Un estudio financiado por el Gobierno siembra la polémica

  • Política
  • 24-01-2021 | 08:01
  • Escribe: Redacción

Los centros de refugiados, inmigrantes y presos podrían recibir la vacuna contra el Covid-19 antes que los profesores y resto de personal esencial.




Desde finales de diciembre de 2020, el Gobierno de España aseguraba que pronto el país estaría vacunándose contra el Covid-19, comenzando con el Plan de Vacunación en enero de 2021, cumpliendo las previsiones, a pesar de las evidentes deficiencias que se están presentando a nivel sanitario, sin tener suficientes jeringuillas específicas para la vacuna Pfizer, y mientras el coronavirus sigue creciendo en una tercera ola de pandemia que parece incontrolable.

Los ancianos de las residencias, y el personal sanitario que cuida de estos mayores, han sido los primeros receptores de la vacuna, que poco a poco va llegando a España, así como algunos cargos políticos que, aprovechando su situación privilegiada, han decidido 'adelantarse', y saltarse los tiempos de vacunación.



Unos tiempos que, a día de hoy, todavía parecen no estar claros, ya que muchos son los ciudadanos los que desconocen cuándo podrán vacunarse, y en qué orden lo harán.

Y es que este orden no parece estar todavía definido por el Gobierno de España, que sigue financiando investigaciones y estudios para desarrollar una estrategia de vacunación... aunque sin un resultado positivo, ya que la opinión pública ha cargado contra uno de los últimos informes publicados acerca de los grupos prioritarios de vacunación contra el Covid-19.



Inmigrantes y grupos de exclusión, a la cabeza de las vacunaciones

Así pues, el informe presentado por IS Global, de Barcelona, financiado, entre otros, por el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, ha provocado la polémica entre la ciudadanía.

En el documento publicado,aparece una infografía en la que se explica el orden que, según el estudio, tendría que ser vacunada la población española: en primer lugar, el personal sanitario, seguido de las personas mayores y adultos de 65 a 79 años y enfermos crónicos.



Es en el quinto paso donde salta la polémica, y en enfado de la ciudadanía: y es que el estudio contempla que las personas institucionalizadas y en riesgo de exclusión social deben ser las siguientes en la lista de vacunación, incluyendo en este grupo a presos, centros de refugiados e inmigrantes.

Un grupo que se vería beneficiado por la vacuna Pfizer antes que los profesionales esenciales, como los profesionales del transporte, de la educación, o del sector de la alimentación. 



Facebook Twitter

Deja tu Comentario