Cuando a Pablo Iglesias no le importaba dar 'jarabe democrático' a los hijos inocentes de Soraya Sáenz de Santamaría

  • Política
  • 19-08-2020 | 08:08
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

El vicepresidente parece 'olvidar' su defensa de los escraches, ahora que los sufre junto a su familia.


Desde hace varios años, el escrache ha sido el método favorito de parte de la ciudadanía para demostrar su enfado con los diferentes líderes políticos que han gestionado el Ejecutivo nacional.

Unas acciones que, muchas veces, llegaban a invadir los espacios privados de los políticos, organizándose estas manifestaciones en la puerta de los domicilios de personajes como Soraya Sáenz de Santamaría, Mariano Rajoy o Esperanza Aguirre.


Pablo Iglesias, al comienzo de su carrera política y al igual que muchos de los que actualmente ocupan la cúpula morada, defendían estas acciones ciudadanas, afirmando que eran movimientos de "jarabe democrático" ante la vieja y oxidada política y todos sus integrantes.

El actual vicepresidente segundo, en 2013, explicó que el escrache que sufrió Santamaría, con su hijo de dos años en casa, fue un "jarabe democrático" imposible de criticar o condenar.


Sin embargo, ahora es el líder podemita, junto con su pareja, quien sufre estas acciones "democráticas", y el discurso de Iglesias ha cambiado sustanciosamente, condenando ahora las manifestaciones en domilicios que antes apoyaba y defendía públicamente.

Canceladas las vacaciones de los Iglesias-Montero

Irene Montero y Pablo Iglesias han cancelado sus vacaciones en Felgueras, Asturias, después de sufrir un escrache de los vecinos de la localidad. (Las razones por las que Pablo Casado ha destituido a Cayetana Álvarez de Toledo)



"Lo que hace a nuestra familia la extrema derecha y ciertos medios es grave" ha criticado el vicepresidente segundo en Twitter "no hay derecho a que mis hijos tengan que sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres".

Tampoco hay rastro de "jarabe democrático" en las palabras de Irene Montero, que también ha aprovechado las redes sociales para criticar el escrache vivido en Asturias.

"La extrema derecha y sus medios saben que sólo con miedo y odio pueden frenar el avance de la democracia y los derechos sociales. Su agresividad es su debilidad" ha asegurado la ministra de Igualdad.

Palabras que, al igual que la nueva "casta" podemita, han cambiado desde 2013, cuando el vicepresidente segundo del Gobierno aprovechaba su presencia en el programa televisivo 'La Tuerka' para afirmar que fue la llegada de la Policía Nacional la que aumentó "la tensión" durante el ejercicio del "jarabe democrático" a Santamaría. (Las obras de la sede de Podemos incluían 'cloacas'... ¡¡que han salido a la luz y ya están en manos del juez!!)

Ahora, el "jarabe" administrado a los líderes de Podemos, parece ser más amargo de lo que le parecía a Iglesias hace siete años, cuando su responsabilidad política estaba fuera de la Moncloa.


Facebook Twitter
Deja tu Comentario