¿Cuáles son las diferencias entre eutanasia, suicidio asistido y muerte digna?

  • Sucesos
  • 07-04-2019 | 09:04
  • Escribe: Redacción

La muerte de María José Carrasco con la ayuda de su marido, Ángel Hernández, ha sacado de nuevo a la luz el debate sobre la eutanasia y otros términos relacionados con la temática en cuestión




La muerte de María José Carrasco, asistida en su domicilio por su marido Ángel Hernández, ha puesto en debate una serie de términos relacionados con la eutanasia, la muerte digna o el suicidio asistido.

Dicho esto, desde 'donDiario' queremos contarte qué significan estos conceptos y cuáles son sus principales diferencias.



Eutanasia

La eutanasia es un término que proviene de las palabras griegas 'eu', que significa bien o fácil, y 'thanatos', que significa muerte. (Clara Lago se posiciona a favor de la eutanasia: "¡¡Que le den por culo al artículo 143!!").

En ese sentido, etimológicamente se traduce como "buena muerte". Hay dos tipos de eutanasia: la directa y la indirecta.



Haciendo referencia a la eutanasia directa, se pueden diferenciar dos tipos: la activa, que en términos generales consigue la muerte de la persona enferma a través del uso de fármacos, y la pasiva, que consiste en la suspensión del tratamiento médico como de la alimentación mediante cualquier vía.

Por su parte, la eutanasia indirecta tiene como principal objetivo aliviar el sufrimiento de la persona enferma con el suministro de medicamentos que contribuyen a apaciguar los dolores y que, involuntariamente, terminan con la muerte del paciente.



También podemos diferenciar entre eutanasia voluntaria y no voluntaria. En el primero de los casos, es el individuo enfermo el que con todas sus capacidades físicas y mentales pide que lo ayuden a morir. 

La no voluntaria tendría lugar cuando el enfermo ya no tiene la suficiente capacidad mental para solicitar que lo dejen morir pero habría expresado antes que ésta era su expresa voluntad.



Muerte digna

La muerte digna es el derecho de los pacientes, que padecen una enfermedad sin cura y en estado terminal, a decidir y manifestar su deseo de morir de una forma digna sin someterse a prácticas como tratamientos quirúrgicos, reanimación por vía artificial, etc.

Tiene lugar con todos los alivios médicos adecuados y con el consuelo psicológico necesario. (¡¡Pedro Sánchez pretende poner sobre la mesa el "derecho a la eutanasia"!!).

Suicidio asistido

En este caso, es el paciente el que voluntariamente termina con su vida después de recibir los medios necesarios para llevar a cabo el suicidio.

Dentro de los medios necesarios también se incluye el suministro de medicamentos bajo prescripción médica y el asesoramiento sobre tipos de dosis a tomar para que resulten letales. (El drama del suicidio: ¡3.500 españoles se quitan la vida cada año).

Sedación paliativa

La sedación paliativa supone la administración deliberada de dosis y combinaciones de fármacos que reducen la conciencia de las personas con una enfermedad en estado avanzado para aliviar sus síntomas.

Los cuidados paliativos, por su parte, son el conjunto coordinado de intervenciones sanitarias dirigidas a mejorar a calidad de vida los pacientes y sus familiares, y prevenir y aliviar el sufrimiento tratando el dolor y otros problemas de índole física o psíquica.

También hay que tener en cuenta el testamento vital, un documento en el que las personas expresan libremente su voluntad anticipada sobre las atenciones médicas que querrán recibir en el caso de que lleguen a padecer una enfermedad terminal o irreversible, y no puedan dar las explicaciones correspondientes cuando llegue el momento. (El vídeo de la enfermera china que salvó a un paciente del suicidio).

Facebook Twitter

Deja tu Comentario