Crisis de identidad en el PDeCat: Puigdemont ya empieza a cansar a los suyos

  • Cataluña
  • 09-10-2018 | 08:10
  • Escribe: Pedro Riscal

Un sector del partido de Puigdemont se siente utilizado por el "Grupo de Bruselas", que reserva el papel de marionetas a los que se juegan aquí el pescuezo.




Carlos Puigdemont sigue incordiando desde su escondite belga bien lejos de la justicia española, que le espera para ajustar cuentas juzgándole por delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos.

Y mientras llega ese momento, no desperdicia ninguna oportunidad para incordiar a los que intentan levantar el caos en el que dejó sumida Cataluña tras su intento de golpe de estado.



"El PSC blanquea la monarquía designada por Franco"

Ahora le ha tocado el turno al PSC, el partido socialista catalán, a quien Puigdemont define desde Bruselas así: "El típico compromiso democrático del PSC, Preparar el encarcelamiento de los líderes escogidos en las urnas, reirse de ellos y sus familias y blanquear la monarquía designada por Franco". 

Puigdemont intenta reconciliarse con los suyos atacandoa los otros después de saberse que en el PDeCat empiezan a estar muy hartos de un Puigdemont crecido que desde la distancia juega a mover los hilos reservando a los que se juegan el pescuezo aquí el papel de marionetas al son de sus caprichos.



Incluso empieza a fraguarse una revuelta interna en toda regla, tal y como anuncia hoy El Confidencial, para pararle los pies a Puigdemont y su anhelo de poner en marcha La Crida, como movimiento conjunto que englobe a todas las fuerzas del independentismo. 

Hartos del Grupo de Bruselas

A día de hoy parece que la Crida diseñada por Puigdemont nacerá, si nace, sin el apoyo de su propio partido, según filtraciones que han trascendido en las últimas horas. 



En el PDeCat tienen la convicción de que están siendo utilizados por el "Grupo de Bruselas" con el mando a distancia y sin asumir riesgos dada su condición de fugados. El marrón lo tienen aquí y empieza a vislumbrarse el momento en el que el PDeCAT diga basta. 

 



 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario