Crímenes famosos sin resolver

  • Enciclopedia
  • 29-08-2022 | 03:08
  • Escribe: Laura Abad
Historias de crímenes reales más horribles provienen de criminales en serie: asesinos, violadores, pirómanos. Estos crímenes se vuelven aún más aterradores cuando quedan sin resolver


El asesinato de la modelo Elizabeth Short, la Dalia Negra:

Elizabeth Short, apodada por la prensa como la Dalia negra, fue víctima de un brutal asesinato, siendo encontrada mutilada en el 15 de enero del 1947 en el Leimert Parken Boston, Estados Unidos. Las circunstancias en las que se encontró el cadáver y las que conformaban la vida de la joven de 22 años hicieron que la prensa se interesara por el caso perjudicando y alterando las pruebas.



Se apuntó aspectos falsos de la vida de Elizabeth, aludiendo que llevaba una vida desenfrenada. Pero el modo en que se halló el cuerpo no fue lo único intrigante ya que el asesino de la joven se pondría en contacto con la prensa en diversas ocasiones, mediante llamada y carta con el periódico los Angeles Examiner, incluso le envió objetos pertenecientes a la víctima .

Los asesinatos de Bear Brook:



En 1985, un tambor de metal que contenía los restos de una mujer y una niña fue descubierto cerca del Parque Estatal Bear Brook de New Hampshire. Los dos estaban relacionados de alguna manera, pero nunca fueron identificados. Quince años después, se descubrió otro tambor de metal a 100 metros de distancia, este contenía los cuerpos de dos niñas más, una de las cuales estaba relacionada con las personas encontradas en 1985.

La cuarta víctima no tenía relación con las demás. Se ha determinado que las víctimas eran caucásicas y su mala salud dental sugiere que pueden haber vivido un estilo de vida transitorio. Los cuerpos se habían deteriorado tanto que las autoridades dicen que pueden haber muerto ya en 1977.



Pequeño señor Fauntleroy:

En marzo de 1921, el cuerpo de un niño de seis años fue pescado de un estanque en Waukesha, Wisconsin. Lo habían matado de un golpe en la cabeza y es posible que llevara varios meses en el agua. Debido a su ropa cara, fue apodado Little Lord Fauntleroy. Lo exhibieron en una funeraria local y se ofreció una recompensa de $ 1000 por información, pero nadie se presentó.



Más tarde se supo que un empleado de la empresa cerca del estanque afirmó que cinco semanas antes de que se encontrara el cuerpo, una pareja había acudido a él para preguntarle si había visto a un niño pequeño y se había marchado con el corazón roto después de que él respondiera negativamente. El crimen sigue sin resolverse, casi un siglo después.

Los asesinatos de Hinterkaifeck:

En 1922, el espantoso asesinato de una familia que se cobró la vida de 6 personas ocurrió en Hinterkaifeck, una pequeña granja a 70 kilómetros al norte de Munich, Alemania. Pocos días antes del asesinato, el propietario Andreas Gruber notó algunas huellas del bosque en la nieve que conducían a la parte trasera de la casa familiar, pero ninguna salía.

Desde entonces, escucharon pasos extraños en el ático y descubrieron un periódico que nunca compraron. Incitó a su doncella a salir de la casa a toda prisa. El día del asesinato, llegó una nueva criada y, junto con la familia, también fue asesinada por alguien que usaba un pico. El asesino nunca fue capturado a pesar de la investigación a gran escala.

Villisca Axe Murder House:

En la noche del 10 de junio de 1912, en la tranquila ciudad de Villisca, Iowa, la familia Moore regresó de una noche en la iglesia. Los dos padres y sus cuatro hijos, más dos niñas de una familia vecina que estaban durmiendo, se dispusieron a dormir.

A la mañana siguiente, los vecinos los encontraron a los ocho asesinados a cuchilladas con graves heridas en la cabeza provocadas por un hacha. No había señales de entrada forzada y solo se encontró a un niño fuera de la cama. Se cree que el asesino se había subido al ático mientras estaban en la iglesia y esperó a que todos se durmieran antes de bajar las escaleras para cometer el crimen. Una de las únicas pistas fue un montón de colillas en el ático.

Aunque ha habido varios sospechosos a lo largo de los años: un socio comercial amargado, un presunto amante, un predicador viajero (que confesó pero no conocía ningún detalle de la escena del crimen) y más de un vagabundo, el caso nunca se ha resuelto. . ¡La casa está supuestamente encantada tanto por la familia como por el hombre que cometió los crímenes!

Facebook Twitter

Deja tu Comentario