Conoce el significado del juramento hipocrático que realizan todos los médicos

  • Enciclopedia
  • 18-04-2021 | 09:04
  • Escribe: Macarena Moreno




Este lo realizan los estudiantes recién graduados delante de otros compañeros de la profesión

El juramente hipocrático es un compromiso que tienen que realizar los médicos recién licenciados y tiene un carácter ético para obedecer en el principio de responsabilidad del ser humano.

Este milenario texto en sus orígenes fue escrito por Hipócrates, un griego que se dedicó a la medicina durante el Imperio Romano en el siglo II y lo creó para comenzar a enseñar a los aprendices de la época, aunque Galeno le dió el toque final.



A partir de ese momento, el juramento comenzó a tener gran transcendencia y se empezó a usar en la época del Renacimiento y se trasladó a varios países a partir de la Segunda Guerra Mundial.

El texto que a día de hoy se sigue utilizando, se fue adaptando a la evolución de la sociedad hasta que en el año 1948 la Declaración de Ginebra quiso actualizarlo para conseguir el que se conoce actualmente



Este dice lo siguiente:

Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higía y Panacea, por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, cumplir fielmente, según mi leal saber y entender, este juramento y compromiso:



Venerar como a mi padre a quien me enseñó este arte, compartir con él mis bienes y asistirles en sus necesidades; considerar a sus hijos como hermanos míos, enseñarles este arte gratuitamente si quieren aprenderlo; comunicar los preceptos vulgares y las enseñanzas secretas y todo lo demás de la doctrina a mis hijos y a los hijos de mis maestros, y a todos los alumnos comprometidos y que han prestado juramento, según costumbre, pero a nadie más.

En cuanto pueda y sepa, usaré las reglas dietéticas en provecho de los enfermos y apartaré de ellos todo daño e injusticia.



Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administraré abortivo a mujer alguna. Por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura.

No tallaré cálculos sino que dejaré esto a los cirujanos especialistas.

En cualquier casa que entre, lo haré para bien de los enfermos, apartándome de toda injusticia voluntaria y de toda corrupción, principalmente de toda relación vergonzosa con mujeres y muchachos, ya sean libres o esclavos.

Todo lo que vea y oiga en el ejercicio de mi profesión, y todo lo que supiere acerca de la vida de alguien, si es cosa que no debe ser divulgada, lo callaré y lo guardaré con secreto inviolable.

Si el juramento cumpliere íntegro, viva yo feliz y recoja los frutos de mi arte y sea honrado por todos los hombres y por la más remota posterioridad. Pero si soy transgresor y perjuro, avéngame lo contrario.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario