Conoce a Peter Kürten: el asesino que se bebía la sangre de sus víctimas

  • Enciclopedia
  • 03-05-2021 | 11:05
  • Escribe: Macarena Moreno




El aleman adquirió el mote de El Vampiro de Düsseldorf

Peter Kürten ha sido uno de los homicidas más violentos y despiadados de la historia.

Y es que el aleman consiguió gran popularidad al cabo del tiempo como consecuencia de los crímenes y violaciones que estuvo realizando durante 20 años



Peter vivió una dura infancia donde aparte de la pobreza en la que su familia se encontraba, este tenía que convivir con la violencia y las palizas que su padre le propinaba a su madre. 

Estos hechos empujaron al joven a comenzar un periodo delictivo en el que se sentía atraído por las situaciones de destrucción y muerte.



Con nueve años decidió escapar de casa y buscarse la vida por sí solo y cuando tenía 30 se encontraba en la calle alimentándose de lo que robaba. 

Por lo que su primer asesinato fue cuando entró en una casa que consideraba abandonada.



Nada más entrar se encontró con una niña de trece años que estaba durmiendo y a la que finalmente terminó cortándole la garganta con unas tijeras.

Después de estos hechos, el homicida se trasladó hasta Düsseldorf, lugar donde realizaró varios asesinatos en serie que pusieron en jaque a la policía y tenían atemorizados a los ciudadanos. 



Entre sus víctimas se encontraba una niña de nueve años a la que apuñaló hasta en trece ocasiones, después se encargó de beber su sangre y finalmente quemó su cuerpo mientras él contemplaba la escena. 

A partir de este momento comenzó a adquirir el mote de El Vampíro de Düsseldorf

Y aunque consiguió despistar a los agentes en varias ocasiones, lo cierto es que la denuncia de una de sus víctimas hizo que él mismo se entregara a la policía. 

Esto ocurrió en 1930 cuando Peter puso su objetivo en una joven de veinte años que se encontraba en la estación de la ciudad. 

Este la convenció para llevarla hasta su casa en coche y finalmente la trasladó a un bosque en las afueras

Allí primero la violó, la estranguló y cuando creía haberla matado se marchó del lugar

Pero lo cierto es que la chica consiguió sobrevivir y se trasladó hasta un albergue donde interpuso una denuncia y ofreció toda la documentación posible para dar al autor de los hechos.

Nada más ser detenido varios psicoanalistas de la ciudad se pusieron a trabajar para concer cuáles eran los motivos que lo motivaron a realizar tales crímenes. 

Finalmente, el asesino recibió la sentencia de muerte por guillotina y murió en Colonia el 2 de julio de 1931.

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario