¿Cómo se llama el palito encima de la Ñ?

¿Cómo se llama el palito encima de la Ñ?

23/01/2023

| Laura Abad

Facebook
Twitter

Aunque no lo supiera, ese pequeño elemento de la letra ‘ñ’ tiene nombre

Virgulilla: Cualquier signo ortográfico de figura de coma, rasguillo o trazo; como el apóstrofo, la cedilla, la tilde de la ñ, etc.

La ‘VIRGULILLA‘ es el rasgo que se pone sobre algunas abreviaturas, el que lleva la ñ, y cualquier otro signo y sirve para distinguir una letra de otra o denotar su acentuación.

La ñ no entró en el diccionario de la Real Academia Española hasta 1803. Pero el origen de esta letra, genuinamente española, se remonta casi 1.000 años atrás. Para conocer cómo surgió esta icónica letra hay que retroceder a la Edad Media. En latín, ni la letra ni el sonido correspondiente a la eñe existían.

Pero a medida que el latín evolucionó y empezaron a surgir las lenguas románicas, como el castellano, el francés o el italiano, apareció este sonido nasal (el aire sale por la nariz) palatal (al pronunciarlo el dorso de la lengua se apoya contra el paladar) que identificamos como "eñe".

Al no existir en el alfabeto latino, los escribas tuvieron que inventar formas de reproducir ese sonido en los textos de las lenguas romance. Así, desde el siglo IX, los copistas empezaron a transcribir el sonido de la eñe de tres formas diferentes.

"En un mismo texto podíamos encontrar las tres variaciones fonéticas de la eñe, según la procedencia del copista. No había una norma generalizada", le dice José J. Gómez Asencio, catedrático de la lengua española en la Universidad de Salamanca, a BBC Mundo.

Los escribas que optaban por usar la doble ene (o ene geminada) empezaron a abreviar esta forma, dejando una solaene y poniendo una vírgula encima (el sombrerito tan característico de la ñ). "Esto fue una solución para ahorrar pergamino y facilitar el duro trabajo de los monjes escribanos. Es por eso por lo que el uso de abreviaturas era muy común en la época", recalca Gómez Asencio.

Internet, enemigo de la ñ:

El español es una de las lenguas más extendidas del mundo. Según las cifras de este año del Instituto Cervantes, hay casi 472 millones de hispanohablantes nativos en el mundo, lo que sitúa al español como la segunda lengua materna más hablada del mundo, justo después del chino mandarín.

A pesar de esto, la ñ encontró obstáculos en la era digital. En 1991, la entonces Comunidad Económica Europea propuso comercializar teclados sin la letra ñ, una iniciativa rechazada por políticos e intelectuales hispanohablantes, entre ellos Gabriel García Márquez.

A pesar de que en 1993 el gobierno español consiguió salvar la ñ acogiéndose al Tratado de Maastricht, uno de los tratados fundacionales de la Unión Europea y que admite excepciones de carácter cultural, aun no podemos usar direcciones de correo electrónico que contengan la eñe.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario