¿Cómo se encuentran los padres de Julen tres meses después de la tragedia?

  • Sucesos
  • 08-05-2019 | 05:05
  • Escribe: Álvaro Jiménez

El padre del pequeño de dos años, que falleció tras caer por un pozo en Totalán, concedió su entrevista más personal.




El padre del pequeño Julen, José Roselló, sigue intentando recomponerse tras el fallecimiento de su hijo hace tres meses en un pozo de una finca ubicada en Totalán (Málaga).

El niño de dos años se precipitó por un pozo de la citada finca y falleció a las pocas horas. Su cuerpo fue rescatado trece días después. (El testimonio desgarrador de la madre de Julen: "Dejé de escucharlo llorar y empecé a gritar desesperada")



Ahora, José Roselló ha concedido su entrevista más personal en El Programa de Ana Rosa y ha hablado de todos los temas relacionados con la muerte de Julen.

José ha confesado que nunca podrán ser felices pero que el cariño no faltará nunca. "Felices no vamos a poder ser, pero amor y cariño no le va a faltar ni a ella ni a mí por su parte". (Los 'secretos' que esconde el sumario del caso Julen)



En esta línea, ha hablado de David Serrano, el propietario de la finca, y de la investigación. "La defensa de David salió diciendo que apoyábamos ese informe sin hablar con nosotros y era mentira que lo apoyábamos. Lleva atacando desde el primer día: al pocero, al cuerpo del rescate, dudando de la profesionalidad de cuatro forenses. Ya no nos sorprende nada de David".

En el marco de lo sucedido, Roselló ha asegurado que no sabía la existencia del pozo. "Si me enseña eso y no lo tapa él, lo tapo yo. Era una trampa mortal, invisible. Si eso está bien tapado, es imposible que un niño entre ahí. Tiene todo su derecho a defenderse, pero la verdad es la verdad y solo tiene un camino". (El padre de Julen, hundido: "Cierro los ojos y sólo veo el pozo")



La investigación, un momento duro para los padres de Julen

El padre de Julen ha desvelado que la investigación ha sido dura. "Hemos tenido que ver imágenes y cosas que hacen daño. El mayor peligro que veía era que mi hijo pudiera tropezar y caer. Estaba a solo cinco u ocho metros, no como dice la gente".

"Mejores padres que nosotros no ha habido. Pueden preguntar cómo cuidábamos a nuestros hijos, cómo los educábamos, los queríamos y los hemos mimado. Por desgracia la vida no nos ha dejado terminar. Del 90% de mi familia estoy orgulloso, del otro 10% estoy dejando de creer desde hace dos meses y medio", ha concluído.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario