Como Pedro por su casa: El paso del presidente por La Sexta recordó al NODO

  • TV y Cine
  • 17-09-2018 | 15:09
  • Escribe: Pedro Riscal

Ana Pastor somete a Pedro Sánchez a una sesión de masaje en su programa de La Sexta.


Pedro Sánchez aceptó el reto de someterse a una sesión de masaje en La Sexta que recordó mucho al viejo NODO en el que se blanqueaba todo lo que le interesaba blanquear al poder político de la época.

Demasiado show y poco de entrevista

La obsesión de Ana Pastor por hacerse la dura contrapreguntando sin ton ni son evitó al presidente explayarse en cuestiones de fondo que interesan a todos los españoles. Como show es posible que el resultado final se adaptara al objetivo de la entrevista, pero la audiencia se quedó con las ganas de conocer lo que opina su presidente mientras se limitaba a zafarse de un cuerpo a cuerpo sin malicia de la entrevistadora.

Al final, Pedro Sánchez se paseó por el plató de La Sexta como Pedro por su casa en una entrevista en la que no resultó salpicado, que de eso se trataba. En un momento de la entrevista Sánchez estuvo a punto de mostrar su doctrina acerca de los independentistas, pero las interrupciones constantes de la entrevistadora lo impidieron con llamadas a temas secundarios carentes de interés.

Los españoles descubrieron en La Sexta que Sánchez valora y tiene muy en cuenta lo que sostienen en las tertulias los opinadores de los medios de la izquierda española y citó específicamente al tertuliano Santos Juliá.

El tema de la memoria histórica y su posición frente a los muertos del bando nacional quedó en el limbo. Y Ana Pastor estuvo torpe en la réplica cuando Sánchez le dijo que en los últimos siete años no había dimitido nadie. No se le ocurrió recordarle un sólo nombre pese a que haberlos haylos (Ana Mato, José Manuel Soria, Esperanza Aguirre...)

Un lavado de cara al presidente del Gobierno

La entrevista no fue otra cosa que un lavado de cara al presidente del Gobierno en un medio que le es afín. No tuvo necesidad de recurrir a la purgada y saneada TVE que ahora bebe los vientos por él con su club de fans repartidos en puestos de responsabilidad. El jaboneo en La Sexta tenía más credibilidad.

Pedro Sánchez no aclaró ningún detalle de la polémica con su tesis doctoral. Sólo se defendió cargando contra las informaciones que dudan de su honestidad como aspirante a doctor. Sólo le oímos destilar su bilis contra el mensajero. Y tampoco aclaró sus dudas y vacilaciones sonre la venta de armamento a Arabia Saudí.

También dejó claro que ha desterrado la idea de agotar la legislatura y que podría darnos una sorpresa adelantando las elecciones generales. Y no se mojó sobre la insinuación de los ministros Borrell y Batet respecto a que los políticos encarcelados por saltarse la Constitución deberían esperar el juicio fuera de la cárcel.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario