¿Cómo murió Atila? Rey de los Hunos y gran luchador

  • Enciclopedia
  • 24-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Laura Abad
Atila participó en muchas batallas y sin embargo, no encontraría la muerte en ninguna de ellas


Atila nació alrededor del 406 en Hajdúböszörmény. Se convirtió en el Etzel de la leyenda de los Nibelungos y el Atli de las sagas islandesas, en Occidente es conocido como el azote de Dios.

Descendiente de una familia gobernante de los hunos, pueblo nómada de origen asiático que invadieron la Europa del SE hacia el 370 creando un enorme imperio en los ochenta años siguientes. Antes de nacer Atila, los hunos alcanzaron el río Danubio en incursiones contra el Imperio romano de Oriente. Pactaron con Roma en contra de los germanos de Europa Central y, en el 432, tenían un caudillo principal, su tío, Rua o Rugila, a cuya muerte acaecida en el 434 le sucedieron Atila y su hermano Bleda, corregnantes que pactaron con el Imperio de Oriente en Margus la duplicación de los subsidios pagados a Rugila.



En el 445 Atila asesinó a su hermano Bleda. En el año 447 avanzó por Iliria, devastando los Balcanes y Grecia hasta las Termópilas, obligando a los pueblos que no fueron destruidos a servir en su ejército, lo que le lleva a enfrentarse con Teodosio II. Más tarde derrotó al emperador bizantino Teodosio II, obligándole a ceder una parte del territorio, al sur del Danubio, y pagar un tributo y un subsidio anual.

Atila entró en la Galia en 451 contando en su ejército con un gran número de ostrogodos, y en alianza con Genserico, rey de los vándalos, enfrentándose con el general romano Flavio Aecio,  intentó ocupar Aurelianum, pero los romano-godos se lo impidieron en el último momento. La batalla se dio en campo abierto, en los Campos Cataláunicos, Teodorico murió, pero Atila, vencido por primera y única vez, hubo de retirarse.



El nuevo emperador de Oriente, Marciano, interrumpió el pago de subsidios pactado por Teodosio II y cuando en el año 453, Atila iba a atacarle murió en Tisza durante el viaje. El historiador romano Prisco, afirmó que tras celebrar su matrimonio con una joven llamada Ildico se retiró a dormir. Lo encontraron muerto a la mañana siguiente tras padecer una hemorragia nasal intensa.

Según la tradición, fue enterrado en el fondo de un río cuyas aguas habían sido desviadas temporalmente para este propósito. Los que lo enterraron fueron asesinados para que nunca revelaran la ubicación de la tumba sagrada. A día de hoy, todavía no se ha encontrado su sepultura.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario