Cochazos, yates, fincas: lo que se esconde detrás de los diputados catalanes

  • Política
  • 17-03-2021 | 08:03
  • Escribe: Guillermo Vives

Ignacio Garriga, el líder de Vox, no dispone de propiedades, presenta 3.000 euros en el banco, se mueve con un Volkswagen de renting y tiene un préstamo por devolver




Los 135 diputados electos en el Parlament de Cataluña ha firmado su declaración de bienes de acuerdo al redactado de la ley de transparencia. Y ahí han aparecido sus propiedades, dándose detalles curiosos o por mucho o por poco. Aunque en general destaca lo poco que tienen, algo que se hace difícil de creer.

La colección de coches clásicos de Jordi Munell (Junts), las embarcaciones de Joan Garriga (Vox) y Ferran Roquer (Junts) y las fincas rústicas de Maria Jesús Viña (ERC) son algunas de las propiedades más llamativas de los 135 diputados del Parlament, que ha hecho pública la declaración de bienes de los cargos electos en los comicios del 14 de febrero.



Una colección de coches clásicos

Por ejemplo, Jordi Munell, diputado de JxCat, ha declarado una colección de coches clásicos de gran valor: un BMW 320D de 1983, un Ford Capri 2.0 MK3 de 1983, un Toyota D4D, un Smart Fortwo de 2005, un Seat 600 de 1973 y un Ford Sierra 2.0 GUIA de 1985; el 50% de dos viviendas con valor de 70.000 y 60.000 euros respectivamente, y el 50% de un local de 10.000, 4.000 euros en cuentas corrientes, 3.800 en acciones, 2.200 en participaciones en empresas, 14.500 en planes de pensiones, una hipoteca de 49.000 euros y un crédito personal de 10.000, según los datos consultados por Europa Press.

En el lado opuesto está el líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga, que vive en la zona noble de Barcelona, Sant Gervasi. No ha declarado ninguna propiedad, y afirma que en su cuenta corriente hay 3.000 euros, que se desplaza en un Volkswagen de 'renting' y que tiene que devolver un préstamo de 1.495 euros por un crédito personal.



A su primo y también diputado de Vox, Joan Garriga, le van mejor las cosas: dos viviendas valoradas en 300.000 euros, dos garajes y otros inmuebles urbanos, además de participaciones en empresas que suman más de 6.000 euros, dos motos, dos coches y una embarcación, y dos hipotecas de 71.000 y 82.000 euros.

Otro diputado de Junts, Ferran Roquer, disfruta de un patrimonio que consta del 50% de dos viviendas por valor de 133.184 y 128.972 euros, 29.503 en cuentas corrientes y una moto Rieju MRT 50 y otra BMW 310GS, también un amarre en el Club Náutico de Llançà (Girona), y una hipoteca de 149.421 euros.



La diputada de ERC Maria Jesús Viña tiene en su patrimonio 25 bienes inmuebles --19 de ellos son fincas rústicas, la mayoría heredadas-- y tres viviendas al 50%; un total de 82.367 euros en sus cuentas corrientes; una participación en una sociedad de 7.515 euros; un plan de pensiones de 13.475 euros; un coche Hyundai I20, y una deuda hipotecaria de 32.109 euros, según informa Europa Press.

Los líderes

Salvador Illa (PSC) ha declarado la propiedad del 50% de una vivienda comprada en 2005 cuyo valor es de 217.042 euros; un garaje de 6.108 euros adquirido en 2004, y un Golf, además de 12.995 euros en cuentas corrientes, 48.341 euros en planes de pensiones y una deuda hipotecaria de 6.611 euros.



Pere Aragonès (ERC), por su parte, tiene 325.000 euros en su cuenta corriente; 6.300 en otras cuentas; 12.880 en otros valores mobiliarios; 20.102 en planes de pensiones, y un coche Q5 Audi. en el capítulo de deudas consta un préstamo hipotecario de 104.634, otro particular de 135.000 y un préstamo para el coche de 27.171 euros.

La presidenta del Parlament Laura Borràs (Junts) ha declarado el 50% de 201.845 de una casa, 15.000 en cuentas y depósitos, un seguro de vida y patrimonio por 67.281 euros, otros valores inmobiliarios por 530 euros, un plan de pensiones de 50.733 euros, y un Toyota Yaris.

La candidata de la CUP, Dolors Sabater, desglosa su patrimonio en el 50% de una vivienda y seis fincas rústicas y otros inmuebles urbanos con pequeños porcentajes; 33.540 euros en su cuenta corriente y un coche Renault Modus, así como una hipoteca de 23.122 euros.

Jéssica Albiach (comuns), declara una vivienda en propiedad; 66.000 euros en cuentas corrientes; 374 euros en planes de pensiones, y una hipoteca de 63.790 euros.

Carlos Carrizosa (Cs) tiene 5.000 euros en cuentas corrientes, 3.000 en acciones, el 50% de participación en Liset Europa SLP por valor de 1.500 euros, 20.000 en planes de pensiones y un Lexus 200 CTX.

Alejandro Fernández (PP) posee una vivienda con valor de 95.000 euros y tres fincas rústicas heredadas por valor de 1.000 euros cada una, además de otro inmueble heredado por valor de 15.000 euros --de estas cuatro últimas propiedades solo posee el 33%--; tiene 30.000 euros en cuentas corrientes, un Mazda CX7 y un préstamo hipotecario de 7.500 euros.

Los que más tienen

Helena Bayo, socialista, ha declarado cinco viviendas,, dos garajes, el 25% de una finca rústica, 21.700 euros en cuentas, 10.000 en planes de pensiones y un vehículo de 2020, además de una hipoteca de 279.593 euros.

A ese nivel está Jaume Alonso-Cuevillas, el abogado del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y diputado de Junts: tres viviendas, 5.974 en cuentas y depósitos, 34.127 en acciones, 365.461 en participaciones en 4 sociedades, 213.174 en pensiones, dos motos, 3 préstamos con valor total de 594.670 euros, y una concesión administrativa de amarre en el puerto del Estartit (Girona).

Los más pobres

Ferran Estruch (ERC) sólo ha declarado 3.000 euros en cuentas corrientes y un coche Volkswagen Tiguan. Y presenta deudas de un préstamo hipotecario y otro préstamo personal de 39.680 y 8.091 euros, respectivamente.

La diputada 'cupaire' Basha Changue tiene 3.000 euros en su cuenta corriente, una participación de 787 euros en una sociedad y un coche Daewoo Tacuma.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario