Clara Ponsatí, dispuesta a "asumir muertos" catalanes para conseguir la independencia

  • Política
  • 11-03-2022 | 10:03
  • Escribe: Celeste De Sebastián
La fugada independentista tira de 'orgullo nacionalista catalán' mientras huye de la Justicia española, y demuestra su completa hipocresía.


El independentismo catalán tiene las horas contadas, siendo cada vez menos los ciudadanos catalanes que apoyan el movimiento nacionalista; y es que, las continuas fechorías de los principales líderes secesionistas, unidas a la complicada situación económica y social que atraviesa el país, han hecho mella en la sociedad, que sólo busca tranquilidad y estabilidad para conseguir sobrevivir a la crisis que azota a todo el país.

Una realidad que aún se niegan a admitir algunos de los principales responsables del procés, que siguen empeñados en defender, cueste lo que cueste, la necesidad de que Cataluña se convierta en una nación independiente.



La imagen de la vergüenza: Carles Puigdemont ya no tiene dónde 'esconder la cabeza'

Así pues, son líderes como Carles Puigdemont o Clara Ponsatí, ambos fugado de la Justicia española desde el 1 de octubre de 2017, los que, a día de hoy, siguen defendiendo el desafío catalán contra el Estado español, al que catalogan como un Estado antidemocrático y opresor.



Tanto es así, que la mano derecha de Puigdemont en Waterloo ha llegado a asegurar a través de una videoconferencia que, de forma personal y como líder de la independencia catalana, ella está más que dispuesta a asumir "muertos" para conseguir la independencia.

La hipocresía de Ponsatí

"El Estado, si es necesario, utiliza la violencia tanto como lo necesite. ¿Eso significa que estarían dispuestos a matar? Estoy convencida" ha acusado la independentista al Gobierno de España, destacando que la opresión podría llegar a provocar muertes entre las filas nacionalistas.



Unas 'bajas' que Ponsatí está más que dispuesta a aceptar: "Mientras utilices el argumento de que paramospara que no haya muertos sobre la mesa, no seremos independientes" ha asegurado "si el independentismo protagonizara un nuevo choque, será asumiendo costes y el riesgo de que haya muertos".

Todos los lujos del fugado Puigdemont en Waterloo: compite con el casoplón de Iglesias



Palabras con las que la independentista catalana intenta demostrar, no sólo que el independentismo catalán sigue vivo y desafiante, sino que es un movimiento secesionista que no tiene miedo a las posibles consecuencias de sus actos.

Algo que queda desmentido, sin embargo, con la propia presencia de la secesionista en Waterloo, ya que su vida en Bélgica es consecuencia de haber huído, en 2017, de la Justicia española, evitando así hacer frente a las consecuencias penales del procés, quedando retratada, con sus palabras, como una hipócrita a la que no le importa arriesgar vidas, siempre y cuando no sea la suya.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario