Cataluña huele a tripartito: ERC dejará a Puigdemont y su corte en fuera de juego

  • Cataluña
  • 09-12-2020 | 08:12
  • Escribe: Pedro Riscal

Las encuestas dan por hecho el triunfo de la suma de fuerzas independentistas, pero están todas desunidas y ERC prefiere a socialistas y comunistas como aliados


Las elecciones catalanas del 14 de febrero tienen un claro favorito: Esquerra Repúblicana, con el PSC y JxCat peleando por la segunda plaza según coinciden casi todos los sondeos. La previsión es que ERC rompa con JxCat, el partido de Puigdemont, con el que ha gobernado los últimos años para repetir en Cataluña los pactos de Madrid reuniendo en un tripartido a ERC, PSC y Podemos.

Ciudadanos desiste de presentarse a las elecciones catalanas de la mano de PP y PSOE


La situación de interinidad de Pere Aragonès (ERC) tras la inhabilitación de Torra le impide gobernar de forma autónoma, siempre bajo el control de JxCat, que le está haciendo la vida imposible. La relación entre los dos grandes partidos independentistas se ha hecho insostenible y no parece que ERC esté dispuesta a continuar con la alianza que les ha servido para gobernar juntos en los últimos años.

El triunfo de un independentismo dividido

Ante esta situación, cobra fuerza la opción de que ERC decida romper con Puigdemont y su corte para unir sus fuerzas a los socios del gobierno de Madrid, PSOE y Podemos. El hecho tiene su trascendencia porque las encuestas parecen garantizar un nuevo triunfo del independentismo.


Las encuestas confirman el batacazo de Puigdemont en las elecciones catalanas

Sucede que los separatistas están más desunidos que nunca y ERC encuentra más puntos de conexión con los partidos de izquierda españoles que con la derecha independentista o los antisistema de la CUP.



Desligándose de JxCat, ERC se libraría de la imposición de Puigdemont por forzar un nuevo referéndum y apostar por la vía de la unilateralidad que no comparten los republicanos, que consideran que en este momento no se dan las condiciones para que Cataluña vuelva a la aventura de un nuevo golpe de estado, especialmente después de sufrir las consecuencias que se derivaron del primer intento.

El negocio de la independencia y el reparto del pastel

JxCat, Puigdemont, Ana Borràs y compañía pasarán a la oposición, desde donde les será más fácil proseguir con su postura victimista de acusar a España de represión de todos sus males mientras se ceban contra el servilismo respecto a Madrid de ERC, que en el fondo no hace otra cosa que sacar toda la tajada que puede en beneficio propio, algo que resulta más rentable que la oposición de JxCat atrincherada en su postura intransigente de rechazo a todo lo que llega de Madrid.

"¿Traidor yo?" Rufián le monta un pollo a JxCat en el Congreso

Cataluña puede vivir en febrero un momento histórico con la caída del gobierno independentista, a pesar de que todas las previsiones dan a la suma de las formaciones separatistas como ganadora. El problema es que están todos divididos respecto al negocio de la independencia y al reparto del pastel.

 

 

 

Facebook Twitter

¿Debería el PSOE romper su acuerdo de Gobierno con Podemos por sus ataques a la monarquía?

Deja tu Comentario