Cataluña celebra el 1-O en plena decadencia indepe: "no repetiría el referéndum"

  • Cataluña
  • 01-10-2021 | 09:10
  • Escribe: Blanca Torres

Aragonès defiende el desafío secesionista contra España, a pesar del escaso apoyo ciudadano al movimiento nacionalista.




El 1 de octubre de 2017, el Govern catalán decidía llevar a cabo un referéndum ilegal en Cataluña, para que los ciudadanos catalanes votaran a favor de la declaración unilateral de independencia de la autonomía catalana con respecto a España.

Un desafío a la soberanía nacional española que concluyó estrepitosamente con la aplicación del artículo 155 en Cataluña, tomando el Gobierno nacional el control del Gobierno catalán, y llevándose a cabo la detención y el enjuiciamiento de los principales líderes del procés a excepción de Carles Puigdemont, que huía de la Justicia española hasta Bruselas.



Un día que ha sido conmemorado cuatro años más tarde, y en plena debacle independentista, demostrándose que el movimiento nacionalista catalán ha perdido músculo en los últimos años, no sólo a causa de la pandemia del coronavirus, sino también debido a las constantes mentiras pronunciadas por los principales partidos independentistas, la malversación de fondos de los líderes secesionistas, la acuciante crisis económica, etc.

Inadmisible: Torra hacía lo que le daba la gana y perdonó multas a 1.200 manifestantes indepes en 2020



Así pues, este 1 de octubre, pocas han sido las personas que, desde las calles y a través de las redes sociales, han querido conmemorar este día del 'fracaso' independentista, llegando a confesar algunos de los principales líderes independentistas que la celebración del referéndum ilegal fue un error.

"Hoy, con la información que tengo, no repetiría el referéndum" ha confesado la ex consejera Dolors Bassa en una entrevista con el Huffington Post "nunca pensamos que pasaría lo que pasó".



Aragonès defiende el 1-O

"El 1-O representa un punto de inflexión en la historia de Cataluña, y la reafirmación del pueblo catalán en su soberanía y en defensa de la democracia" ha asegurado este viernes Pere Aragonès, en un acto conmemorativo.

Así pues, el president de la Generalitat ha abogado por recuperar "el espíritu del 1-O" en estos momentos, en los que los partidos independentista están más alejados que nunca, y la ciudadanía catalana completamente desencantada con las promesas nacionalistas, asegurando el republicano que el independentismo sólo avanzará con la creación "de grandes consensos" entre nacionalistas.



Consenso que pasaría por cuatro puntos clave: "fin de la represión y referéndum. Autodeterminación y amnistía" ha remarcado, asegurando que su Gobierno, pese a mantener el diálogo con el Ejecutivo nacional, "se declara orgulloso del referéndum del 1-O y se conjura a trabajar para culminar la independencia".

Puigdemont se queda solo y en caída libre: ya nadie se cree su discurso victimista

"Cataluña volverá a votar" ha afirmado el republicano ante los medios de comunicación "Queremos hacer de Cataluña una repúbllica al servicio de toda la ciudadanía. Y eso es lo que haremos. Visca Catalunya liure!" ha concluido.

Palabras que, nuevamente, demuestran, no sólo que el Govern catalán evita gestionar la autonomía de acuerdo con los intereses de todos sus ciudadanos, sino que el movimiento independentista cada vez pierde más fuerza, siendo pocos los que ya defienden la necesidad de una Cataluña independiente.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario