Castigo ejemplar para los cinco indepes que destrozaron una carpa de España durante el Mundial 2016

  • Cataluña
  • 05-10-2019 | 10:10
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

Por primera vez, los actos violentos independentistas de ciudadanos anónimos han tenido fuertes penas judiciales en Barcelona.


Animar a la Selección Española de Fútbol en Barcelona, además de ser una tarea complicada puede convertire en una actividad de alto riesgo. 

Así lo comprobaron en sus propias carnes las tres personas que se encontraban en la carpa de apoyo a España en Barcelona durante el Mundial de 2016, cuando varios extremistas independentistas entraron en el lugar, destrozando la carpa, y propinando patadas y golpes a diestro y siniestro, tanto al material que allí se encontrabam como a los aficionados del equipo español de fútbol.


"Putas españolas, fuera de aquí, os vamos a matar, putos españoles de mierda" son algunos de los graves insultos que estos extremistas lanzaron a los que apoyaban a España en el Mundial, mientras les golpeaban e incluso le sustraían el bolso a una de las víctimas del ataque independentista,

La magistrada lo tiene muy claro

La magistrada del Juzgado Penal 16 de Barcelona lo tiene claro. Los cuatro condenados fueron a la carpa "guiados con el ánimo de animadversión ideológica a todo lo que representa España y lo español, y con la voluntad de hostigar y humillar a los voluntarios".


Según la sntencia, los hombres pertenecen al grupo 'Desperdicis,' considerado un grupo radical violento por la Policía. "Este grupo se integra en la grada de animación del club de fútbol 'Unión Deportiva Sant Andreu', definiéndose como 'grada antifascista', donde están representadas ideologías como el independentismo revolucionario, el socialismo, el comunismo y el anarquismo" afirma la magistrada del caso.

Penas duras contra los violentos

A pesar de que se les ha absuelto de pertenecer a un grupo criminal, cuatro de los detenidos han sido condenados por tres delitos leves de lesiones, un delito leve de daños y uno leve de hurto, llegando a establecer una pena total de 18 meses de cárcel y multas que suman 1.980 euros. (Éste es el pacifismo de los CDR contra un grupo de simpatizantes de la Guardia Civil: "¡Os mato aquí mismo!")



Al quinto detenido se le condena por un delito de lesión de la dignidad de las personas y amenazas graves con atenuante popr reparación de daño, por lo que su condena será de un año de prisión y una multa de 1.080 euros. 

También se les impone una indemnización solidaria de 6.000 euros por daños morales a las víctimas, así como a cuatro de ellos, se les piden indemnizaciones que suman 747 euros por lesiones, daños y hurtos. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario